El Rally de Cataluña empieza con polémica

El Mundial de Rallies ya está en España. La 37ª edición del Rally de Cataluña empieza a correr mañana, pero las jornadas previas han llegado muy cargadas de polémica y acusaciones. Según la FIA, muchos pilotos han estado entrenando en tramos inéditos antes del periodo de pruebas que establece el reglamento.

El Rally de Cataluña empieza con polémica
El Rally de Cataluña empieza con polémica

El asunto empieza cuando la organización del rally, el RACC, decide innovar y cambiar en profundidad el trazado de la prueba. Muchos tramos pasan a correrse en ambos sentidos, con lo que, al menos en uno de ellos, son inéditos.
Los pilotos sólo tienen tres pasadas de entrenamiento por tramo. En una de ellas aprovechan para tomar notas si la especial es nueva, mientras que en las otras dos corrigen y apuran. Lógicamente, si ya tienen las notas, se limitan a confirmarlas en la primera pasada y su ritmo es mayor. Si los tramos son nuevos, tienen que partir necesariamente de cero.
Para impedir que usen notas tomadas "por libre", la FIA obliga a los copilotos a usar blocs de notas en blanco y sellados cuando empiezan a entrenar en los tramos nuevos. En Cataluña, los comisarios han organizado una "batida" y han sorprendido a muchos "copis" con estas libretas inmaculadas. Es decir, corrían con notas tomadas antes, en entrenamientos ilegales.
Entre los hombres que están bajo sospecha hay algunos ilustres, como Gilles Panizzi, el especialista en asfalto de Peugeot, o Chus Puras, el cántabro de Citroën, que estrena en esta prueba su Xsara T4 WRC.
Para defenderse de las acusaciones, Puras ha asegurado que lo único que hace es emplear las notas de los tramos, pero cambiando el sentido. Por ejemplo, si una pasada es en dirección norte y la segunda en dirección sur, simplemente tiene que cambiar la orientación de las curvas.
Para echar por tierra esta teoría, Luis Moya, copiloto de Carlos Sainz y antiguo rival de Puras, asegura que cambiar el orden de las notas no sirve para nada, porque la velocidad y la marcha en que se afronta cada curva es totalmente distinta en un sentido o en otro.
De momento, la FIA estudia el caso. Hay precedentes en los que suspendió a pilotos con seis meses sin correr.

Llega el equipo Citroën
Polémicas aparte, el rally empieza con otros muchos alicientes. Además del trazado, que es nuevo en un 60 por ciento y ha crecido notablemente en kilómetros, llega un equipo oficial que aún no había corrido como tal: Citroën.
La casa francesa alinea por fin en el Mundial sus nuevos Xsara T4 WRC, las máquinas en las que lleva trabajando dos años. Bugalski y Puras son los encargados de llevar hacia el éxito las monturas de un equipo acostumbrado a brillar en Cataluña.
Puras está muy contento con el coche y confía en ganar este año su primer rally del Mundial. Hace dos semanas ganó sin oposición en el Rally del Mediterráneo, prueba en la que se presentó por primera vez el T4. Ahora, con el calor de su público, el de Torrelavega tratará de demostrar que todavía es un piloto válido para codearse con la élite.

Lo va a tener más que difícil. La puja entre Carlos Sainz y Tomi Makinen por el liderato promete muchas emociones en este primer rally de asfalto puro. En Portugal, el nórdico pudo más, pero ahora, con todo el público de su lado, Sainz tratará de devolverle la moneda. Y eso que el madrileño ya ha advertido que el rally es sumamente competitivo y que será difícil hasta puntuar. Sainz asegura que hay diez pilotos con posibilidades y que la llegada del asfalto trae exigencias nuevas y más interrogantes. Hasta ahora, el español no ha competido con los neumáticos Pirelli en esta superficie, ya que las condiciones de hielo y nieve de Montecarlo no permiten comparar. Las gomas italianas han respondido bien en hielo y barro. Habrá que ver si se adaptan bien al abrasivo asfalto de la Cataluña rural.

Junto a Sainz y Makinen llegan los grandes damnificados de este inicio de temporada: Peugeot y Subaru. Gronholm ya recuperó bastante el tono en Portugal y querrá demostrar que el campeón del mundo es él y que lo es por algo. El finlandés es séptimo gracias a los cuatro puntos que logró en la prueba lusa.
Por su lado, Richard Burns, que el año pasado fue el gran animador del Mundial, sólo tiene tres puntos logrados también en Portugal. Llega a Cataluña con la necesidad de puntuar para no quedarse muy descolgado en la lucha por el título.

Como es lógico, entre los pilotos menos relevantes habrá una gran cantidad de españoles. Se corre en casa y eso facilita las cosas. Quizá el más destacado sea Luis Climent, que vuelve al Mundial con un Toyota Corolla preparado por Grifone. El valenciano tratará de imponerse entre los equipos privados, después de luchar el año pasado con un coche oficial de Skoda.

Fiebre aftosa
Con todos estos condimentos, el fin de semana en Cataluña se presenta de lo más emocionante. Sólo hay un nubarrón en su cielo: la fiebre aftosa. La epidemia que asola las ganaderías británicas puede llegar a Cataluña con los miles de aficionados que siguen el rally. Por esta razón, la organización ha emitido una

Untitled Document

nota oficial en la que pide precauciones especiales a los espectadores. También ha decidido prohibir el acceso del público al tramo de La Trona, uno de los más espectaculares. Esta especial se corre muy cerca de algunas explotaciones ganaderas y el riesgo de contagio es muy alto. Incluso se ha pedido a los aficionados británicos y franceses que se abstengan de asistir a la carrera.

En total, cuando el rally acabe en Lloret de Mar en la tarde del domingo, se habrán cubierto 1.815 kilómetros, de los que 383,18 se disputarán contra el reloj en 18 tramos.
Es un rally difícil y no admite errores, pero, sobre todo, es un rally muy divertido. Una buena oportunidad para acercarse a Cataluña y disfrutar de la máxima categoría de los rallies.

Los mejores vídeos