El presidente de Renault niega una futura fusión con Nissan

Se acaba de presentar oficialmente el Renault Vel Satis, aprovechando la ocasión, el presidente de la marca francesa, Louis Schweitzer, ha querido terminar de una vez con los rumores que apuntan a una futura fusión entre Renault y Nissan. Los distancias culturales y geográficas les alejan demasiado y harían imposible una unión exitosa, según ha declarado Schweitzer.

Renault reconoce que puede aumentar su integración con Nissan
Renault reconoce que puede aumentar su integración con Nissan

Desde que en 1999 Renault tomase el control de Nissan, con la adquisición del 36,8 por ciento de las acciones de la nipona, los rumores sobre una futura unión de las compañías han ido apareciendo y desapareciendo, como el Guadiana, conforme evolucionaban a mejor las ventas de ambos fabricantes y el ahorro que suponía la alianza era mayor.

Uno de los momentos en los que el rumor tomó más fuerza fue cuando se anunció el refuerzo del acuerdo, con el aumento hasta el 44 por ciento de la presencia del fabricante galo en Nissan y con la compra del 14 por ciento de las acciones de Renault por parte de la compañía japonesa, a mediados de octubre del año pasado.

Sin embargo, y a pesar de que los datos de ahorro en costes y compras que supone esta alianza en la compañía y la política para aumentar el número de componentes y plataformas refuerzan la hipótesis de la unión, el presidente de Renault, Louis Schweitzer (en la foto superior), ha dado por zanjado el rumor con un rotundo no a la fusión.

Las últimas declaraciones del responsable de Renault, realizadas en la presentación a la prensa del Vel Satis, dejan clara que la intención de los fabricantes no es la de unirse, sino la de llevar a cabo una alianza que les beneficie a ambos. La principal razón de este rotundo "no" son las diferencias culturales entre las dos compañías y la distancia geográfica que las separa, más de 10.000 kilómetros.

Además, el presidente ha declarado que, con el aumento de la presencia de Renault en Nissan, la marca francesa asumió la deuda de la marca asiática.

Política de ahorro
Como ya se hizo público durante el Salón de Detroit, a principios de este año, la política de compras comunes que están llevando a cabo ambas compañías, está suponiendo un importante ahorro. De hecho, se espera que este 2002, la alianza dejará de gastar 200 millones de euros (33.277.000 pesetas).

Por otra parte, no se puede olvidar que la intención de las dos empresas es aumentar el volumen de servicios y componentes compartidos desde el actual 30 por ciento a un 70 por ciento, aunque este proceso necesitará de una reestructuración del sistema actual de compras, distribución... Durante 2001, Renault gastó 1.002 millones de euros (166.719 millones de pesetas) menos que en 2000.

Otro apartado en el que Nissan y Renault se acercan cada día más es en el de las plataformas. Se espera que para 2010 las dos empresas compartan unas 10 plataformas, entre las que destacarán, en volumen de ventas, las de Clio/Micra y Mégane/Almera.