El precio del crudo empieza a subir otra vez

Ha tardado, pero, al final, el mercado del petróleo empieza a reflejar la decisión de la Opep de reducir su oferta diaria. Desde el pasado viernes, los índices han ido subiendo levemente. Ayer, en Nueva York, los contratos de petróleo para febrero se cerraron a 32 dólares por barril.

Hoy, cuando se empiezan a negociar las entregas de marzo, los precios han empezado un tanto a la baja y muy cautelosos. Se espera que hoy se entreguen las cifras de inventarios en Estados Unidos y el signo que presenten determinará el desarrollo de los próximos días.
Los intermediarios han vuelto a negociar con cierta alegría, después de un mes de vender a la baja. La Opep anunció el pasado miércoles que reduciría su producción para estabilizar los precios y prevenir una posible caída en primavera.
En un principio, los mercados no parecieron reaccionar ante la falta de 1.5 millones de barriles diarios, pero ahora ya acusan el golpe. Todas las partes ponen mucho cuidado para que no se desmanden otra vez los precios, pero lo cierto es que la tendencia es alcista. Como prueba, ahí está la subida que aplicó ayer BP a sus gasolinas.
Pero más claro se ve en la cotización del crudo Opep. Los países productores mantienen su vigilancia sobre la media de siete de sus petróleos. Es lo que se conoce como "cesta Opep". Ayer, subió de nuevo, y se sitúa en 26,09 dólares por barril, más de tres dólares por encima de lo que costaba hace una semana.
La Opep ha logrado así su objetivo de colocar su petróleo en torno a los 25 dólares, dentro de esa

Untitled Document

banda de control que va de los 22 a los 28.
Ahora, los operadores esperan a ver qué hace Irak, un país clave, puesto que hace un par de meses suspendió sus exportaciones. Ahora trata de recobrar el nivel que tenía. Si lo logra antes de febrero, anulará el efecto de la rebaja aplicada por la Opep. Si no, el día 1 entrará en vigor dicho recorte y los mercados notarán la falta de petróleo. Además, planea en el ambiente la amenaza de los productores: en marzo podría haber más rebajas. "Los consumidores pueden estar cómodos con un precio de 25 dólares", dice el ministro de petróleo de Venezuela, Álvaro Silva.
Por otra parte, según se ha sabido ayer, la Opep trabaja en un cambio radical en los mercados. Quiere elaborar una nueva "cesta marcadora de precios" en la que se refleje la realidad de sus petróleos. Este índice podría suponer una competencia feroz para los de Nueva York y Londres, habituales faros de la energía mundial.
Los mejores vídeos