El precio de los automóviles subirá en Europa a partir de 2002

Los conductores alemanes podrían pagar 100 euros más (16.638 pesetas) por cada coche que compren a partir del año que viene, como consecuencia de los planes realizados por la industria automovilística germana para cubrir los costes que supondrá la aplicación de la directiva europea sobre reciclaje de vehículos. En el resto de los países de la UE, las consecuencias pueden ser similares.

El precio de los automóviles subirá en Europa a partir de 2002
El precio de los automóviles subirá en Europa a partir de 2002

Los fabricantes alemanes pretenden que los consumidores asuman parte del importe derivado de cumplir con una norma de la Unión Europea que exige a las marcas retirar y reciclar los vehículos matriculados después de julio de 2002. Además, las compañías automovilísticas deben asegurarse de que el 85 por ciento del peso del vehículo corresponda a elementos reciclables.

Los expertos opinan que aplicar esta directiva tendrá un coste para los fabricantes de 180 euros por automóvil (30.000 pesetas). Teniendo en cuenta que casi 12 millones de coches son destinados a chatarra cada año en Europa, el importe total ascendería a 350.000 millones de pesetas.

Los constructores germanos quieren aprovechar lo que ellos consideran una "escapatoria" en la directiva, que establece que deben retirar y reciclar los coches sin coste alguno para el propietario, mientras que será el fabricante el que asuma la mayor parte del gasto. Según las compañías automovilísticas, esta redacción deja una puerta abierta a un impuesto, que pagaría el primer comprador de un vehículo y que sería destinado a la labor de reciclaje.

Aunque la Comisión Europea ha anunciado que tiene que examinar el modo en que Alemania pretende trasladar a leyes la directiva antes de considerarlo legal, fuentes oficiales opinan que la financiación del plan de reciclaje es un asunto que sólo debe decidir el Gobierno de cada país.

La Comisión está revisando un esquema similar que ya se ha llevado a la práctica en Holanda, donde los consumidores pagan un impuesto en el lugar de venta del automóvil. Esta cuota se destina a un fondo colectivo que financia los gastos del reciclado de vehículos.

Las opciones de los estados miembros
Las leyes que adaptan la directiva en cada estado miembro de la Unión Europea deben ser aprobadas y aplicadas antes del 21 de abril de 2002 y cada país está enfocando estas normas de un modo distinto.

Austria y España están de acuerdo con el modelo alemán, aunque en nuestro país se han producido protestas en contra, ya que la directiva establece claramente que los costes no deben ser traspasados en ningún caso al propietario del coche.

En un término medio se encuentra Reino Unido, donde el Gobierno aún está debatiendo si la industria será la única que cargue con los gastos derivados de la aplicación de la norma europea o si se subvencionarán temporalmente.

En opinión de la ACEA (Asociación de Constructores Europeos de Automóviles), la decisión que se tome en cada nación dependerá de los beneficios que produzca el porcentaje de material reciclado que imponga la Unión Europea.

Así, Francia ha asumido que el proceso de desmontar y reciclar las piezas de los automóviles generará ganancias, gracias a la venta de las materias primas que se crearán con los coches reciclados.

La diferencia de precios de coches en la UE es inferior al 9 por ciento
En cualquier caso, si los precios de los automóviles suben, lo harán de modo muy parecido en todos los países que apliquen esta norma gravando a los compradores, ya que, según la ACEA, la diferencia del coste de los vehículos entre los estados miembros es inferior al 9 por ciento, reduciéndose al 7 por ciento en el caso de la eurozona.

En opinión de la patronal del automóvil, esta disparidad es inferior a la de otros bienes duraderos, que se sitúa en torno al 12 por ciento.

La principal causa de esta diferencia es la fiscalidad sobre estos productos, que oscila entre el 15 por ciento de Luxemburgo y el 200 por ciento de Dinamarca.

Si quieres saber más sobre este tema,

Untitled Document

PINCHA AQUÍ