El nombramiento de Fernando Falcó rompe la paz social en el RACE

El nombramiento de Fernando Falcó como presidente de la Fundación del Real Automóvil Club de España (RACE) ha provocado la primeras protestas entre los socios del club automovilista y ha roto el clima de paz social logrado tras las últimas elecciones.

El nombramiento de Falcó, que fuera presidente del RACE durante 27 años, fue anunciado la pasado semana por el actual presidente del Club, Carmelo Sanz de Barros, que hace un año fue elegido para este cargo con el apoyo de los votos prestados por el ex presidente Juan Luis Huidobro, cabeza de una de las listas electorales y principal opositor a la decisión de Sanz de Barros.

Huidobro fue el artífice de la salida de Fernando Falcó del RACE, derrotado en una asamblea electoral del Club por más de 6.000 votos -los que suelen votar en estas convocatorias- tras conocerse el intento de venta de parte de la organización a Repsol.

Falcó sale de la Presidencia del Race en el año 2002 y se rompen las negociaciones con la petrolera, que entonces pone en marcha un servicio de asistencia en carretera afectando la cartera del negocio de servicios al conductor que ha sido tradicional en el Club automovilista.

Huidobro, en declaraciones a la Agencia Efe, ha calificado de escándalo el retorno de Falcó al frente de la Fundación con sus antecedentes, que no terminan en la operación de Repsol, porque al poco tiempo de abandonar el RACE aparece como asesor del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), su competidor en el mercado nacional.

Huidobro se siente molesto, además, con el hecho de que Sanz de Barros, después de haber logrado la presidencia del Club con el apoyo de los votos adicionales de su candidatura haya hecho el nombramiento sin al menos informar a la oposición.

Los mejores vídeos