El Mercosur mira al exterior para superar la crisis de Argentina

Los productores de automóviles del Mercosur ven cómo sus ventas se reducen a niveles que no se registraban desde hace todo un lustro. La economía argentina ha estallado y, con ella, la industria automovilística de toda Sudamérica: el Mercosur estudia reducir sus aranceles para facilitar la exportación de vehículos.

El Mercosur mira al exterior para superar la crisis de Argentina
El Mercosur mira al exterior para superar la crisis de Argentina

Durante el primer trimestre del año, la industria de la automoción se ha desplomado en los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Brasil, que hace años se convirtió en una especie de El Dorado para los fabricantes de coches por las buenas condiciones financieras y económicas que ofrecía, no ha podido quedar inmune de la crisis argentina.

En los últimos tres meses, Brasil ha reducido la producción de vehículos en un 8,8 por ciento, respecto al mismo período del año anterior, y su venta en un 15,5 por ciento. La principal explicación es la caída de las exportaciones - se han reducido un 20 por ciento - y, más en concreto, de las ventas a Argentina, país al que antes destinaba un 20,2 por ciento de su producción y ahora no alcanza ni un 5 por ciento.

Con estos datos en la mano, los dirigentes del país brasileño se replantean su política comercial. Así, negocian con México un nuevo acuerdo para liberalizar el comercio de vehículos entre ambos en 2006. Actualmente, Brasil cobra un arancel del 35 por ciento sobre los vehículos importados de México, mientras que ese país tiene una tarifa del 23 por ciento para los importados desde Brasil.

El otro productor de automóviles del Mercosur, Argentina (en Paraguay y Uruguay la industria es incipiente), por su parte, también negocia con México un nuevo tratado, pero el equipo de Eduardo Duhalde, como el mismo ha reconocido, todavía tiene que hacer "muchos deberes".

El Gobierno argentino estudia subir un cinco por ciento las tasas por derechos de exportación a las manufacturas industriales, entre las que se incluyen los automóviles. Esta noticia ha encontrado una rápida respuesta entre los fabricantes, que han visto como su producción descendió en marzo un 54,7 por ciento, sus ventas totales un 22,7 y sus exportaciones un 29,3 respecto al mismo mes del año anterior.

Así, el director ejecutivo de General Motors en Argentina, Juan García Carmona, advertido que la situación "se verá bastante agravada". Para Carmona, "los estímulos a la exportación no existen y, si a eso le sumamos que existen impuestos, la ecuación no da".