El Libro del Transporte se ha hecho desde una visión "centroeuropea"

Los consejeros de Obras Públicas de Cataluña, Navarra, Andalucía y el director general de Obras Públicas de Vizcaya han coincidido en resaltar que el Libro Blanco del Transporte está elaborado desde un punto de vista "centroeuropeo", en el que no se han tenido en cuenta las necesidades de los "países periféricos".

El Libro Blanco, que marcará las directrices que deberán seguirse en la política de transporte en Europa a partir del año que viene, está siendo analizado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Los consejeros de Obras Públicas de distintas autonomías han dado su opinión sobre el texto, resaltando la visión centroeuropea que se desprende del mismo. Así, Concepción Gutiérrez, la consejera andaluza, indicó que, tras la ampliación de la Unión Europea, "Andalucía será la región más periférica de Europa". El problema que se plantea su consejería es "cómo llegar al centro del continente", un matiz que nadie ha tenido en cuenta durante la elaboración del Libro, según declaró.

El titular de Obras Públicas de Navarra, José Ignacio Palacios, estuvo de acuerdo con estas observaciones y señaló que "la negativa de Francia a que España y Portugal se integren en Europa por carretera" ha quedado reflejada en el texto, pues sólo se presenta una alternativa a la descongestión del tramo Irún-Hendaya: la construcción de un túnel de cota baja en los Pirineos "sólo para mercancías", en lugar de plantear una solución a través de Navarra.

Esta medida se uniría a la propuesta de directiva aprobada ayer, que regulará las normas de circulación de transporte pesado en la UE durante los fines de semana. Este precepto permite a los Gobiernos establecer restricciones a estos vehículos entre las 22 horas del sábado o víspera de fiesta hasta las 22 horas del domingo o día festivo, un período que podrá adelantarse hasta las 7:00 h del sábado.

Por su parte, el director general de Obras Públicas de la Diputación Foral de Vizcaya, Cosme Garay, indicó que, desde su autonomía, se comparte la "filosofía que inspira" al Libro Blanco de Transporte, aunque apuntó que su implantación "debe ser gradual".

La necesidad de un fondo europeo
El eurodiputado Juan de Dios Izquierdo también ha estado presente en la UIMP, donde ha afirmado que la creación de un fondo europeo del transporte "que canalice las inversiones en infraestructuras más importantes" es fundamental para España, un país que se encuentra entre los que tienen un mayor déficit en esta materia.

Asimismo, Izquierdo analizó las propuestas del Libro Blanco y destacó la "asimetría" que existe "entre las infraestructuras europeas", pues, mientras que unos países están bien dotados de ferrocarriles y carreteras, existen otros con una "carencia importante" de este tipo de vías. Este es el caso de España, que, en 2006, podría quedarse sin fondos estructurales y de cohesión.

Según José Luis Feito, presidente de ASETA (Asociación de Sociedades Españolas Concesionarias de Autopistas y Túneles, Puentes y Vías de Peaje) será "inevitable" que España se acerque a los "estándares" de otros países europeos como Francia, Grecia o Portugal, donde el 75 por ciento de las carreteras son de pago. "Si no es así, se nos acabarán los recursos para hacer vías gratuitas que, en realidad, no lo son", afirmó, tras insistir en que los ciudadanos perciben que no pagan nada por utilizar unas infraestructuras que están gravadas fiscalmente.