El informático del HSBC, en libertad, mientras se tramita su extradición

La Audiencia Nacional ha acordado la libertad provisional del informático del HSBC, Hervé Falciani, que estaba en prisión acusado de robar listados de presuntos defraudadores, mientras tramita su procedimiento de extradición a Suiza, han informado hoy fuentes jurídicas.

La Audiencia Nacional ha tomado esta decisión valorando el informe favorable de la Fiscalía, que argumentó a favor de su liberación la demora que puede suponer la extradición y la actitud colaboradora de Falciani, quien está ayudando a diversos Estados de la Unión Europea en investigaciones financieras y tributarias.

Sin embargo, la sección segunda de la Sala de lo Penal le ha prohibido salir del territorio nacional y le ha obligado a entregar su pasaporte y a comparecer cada tres días en la comisaría de policía más cercana a su domicilio.

Falciani, que fue arrestado el pasado julio en Barcelona, robó presuntamente de la entidad donde trabajaba en Suiza datos bancarios de miles de clientes y entregó la lista a las autoridades francesas y a la entonces ministra de Finanzas, Christine Lagarde, hoy directora gerente del FMI.

A partir de esos datos se elaboró la conocida como lista Lagarde de presuntos defraudadores.

Durante la vista de extradición celebrada, el pasado 9 de agosto, ante el magistrado Eloy Velasco, el francoitaliano, que se negó a ser entregado a Suiza, alegó que con esos datos se evitó la comisión de numerosos delitos de fraude fiscal.

El juez, que ya había ordenado el ingreso en prisión de Falciani tras ser detenido en Barcelona el pasado 1 de julio, acordó mantenerlo en prisión y remitirlo a la sala de lo penal de la Audiencia Nacional para que decidiera sobre su extradición.

Los hechos se remontan al periodo comprendido entre febrero de 1997 y diciembre de 2007, cuando el reclamado trabajaba de informático del banco HSBC Private Bank, en la sucursal de Ginebra (Suiza), y aprovechó esta situación para extraer gran cantidad de datos de clientes del sistema informático del banco.

El 4 de febrero de 2008 el acusado se presentó en el Banco AUDI de Beirut con el fin de negociar la venta de los datos sustraídos.

Posteriormente, en julio de ese año, Falciani transmitió a un agente del fisco francés una lista de siete clientes franceses del HSBC, lo que inició un proceso de transmisión de datos a las autoridades francesas.

La lista, que incluye el nombre de 659 presuntos evasores españoles, incluida la familia Botín, es conocida como Lista Lagarde, ya que Falciani la entregó a Christine Lagarde, que la compartió con sus colegas europeos.

Gracias a esos expedientes, Francia pudo identificar a unos 3.000 contribuyentes que evadieron impuestos y otros países también tuvieron acceso a información sobre nacionales incluidos en la base de datos robada.