El Ibiza se hace mayor

¿Quién no conoce a alguien que haya tenido o tenga un Ibiza? El utilitario de Seat es uno de los automóviles más populares de nuestro país y en estos días está de enhorabuena, ya que cumple años, exactamente veinte.

El Ibiza se hace mayor
El Ibiza se hace mayor

En 1991, se presentó la segunda versión, conocida como New Style. Tenía una renovada línea exterior que incluía un frontal más redondeado y aerodinámico, nuevos paragolpes y spoiler inferior. En septiembre de 1991, llegó lo que era hasta la fecha el Ibiza más potente de la gama, el Sport Line, que contaba con un motor de 1.675 cm3 y 105 CV. El tacto de la dirección se perfeccionó, lográndose una mayor suavidad, aunque era todavía dura para usar en ciudad. Donde sí se apreció una mejora notable fue en la insonorización. En esta época, se logró la producción del Ibiza un millón. Si el Ibiza II fue bastante continuista, la tercera generación de este modelo, estrenada en 1993, supuso una auténtica ruptura. Su carrocería, también diseñada por Giugiaro, tenía una estética más deportiva, compacta y robusta. El lanzamiento coincidió con la inauguración de la fábrica de Martorell.El Ibiza III comprendía potencias entre los 50 y los 150 CV con motores y elementos del Grupo Volkswagen. Así, se tomaba la plataforma del Polo y mecánicas de éste y del Golf. Además, el pequeño modelo de Seat fue uno de los pioneros en su clase en introducir la tecnología TDI, con propulsores de 90 y 110 CV. Este Ibiza, en su versión para la competición, conocida como Ibiza Kit Car, se proclamaba campeón del mundo de Rallyes en la categoría de dos litros. Gracias a este impulso deportivo, los directivos de la compañía decidieron sacar a la venta una versión potenciada y más radical del Ibiza, conocida como Cupra, que hizo las delicias de los amantes de las emociones fuertes al volante. El Salón de Barcelona de 1999 fue testigo del estreno de la cuarta generación del modelo de Seat. Respecto a su predecesor no mostraba grandes novedades en cuanto al diseño, aunque añadía más equipamiento. En este apartado, destacaba la incorporación del control de tracción (TCS) y del programa electrónico de estabilidad (ESP).Finalmente, hace apenas tres años, llegó a los concesionarios de la marca la última revisión del Ibiza hasta la fecha. Esta quinta generación fue diseñada por el brasileño Walter da Silva y supuso una vuelta de tuerca. Más grande y habitable y usando masivamente mecánicas de gasóleo de última generación… Lejos, muy lejos, parecen quedar aquellos Ibiza del 84, que eran parte del gran sueño de evolución de Seat. Ahora, la empresa española está bastante saneada y sus productos son bien considerados por los clientes. Han pasado veinte años, veinte años de Ibiza.

Los mejores vídeos