El Gobierno negocia soluciones al peaje catalán

El Ejecutivo central considera “muy difícil" rescatar los peajes de las vías de alta capacidad de Cataluña, aunque está dispuesto a estudiar soluciones junto al Govern de la Generalitat. La desproporción en este ámbito es obvia: el 59 por ciento de sus carreteras son de pago, cuando en el resto del país no alcanzan el 25 por ciento.

Los peajes catalanes se encarecen en casi 3 puntos
Los peajes catalanes se encarecen en casi 3 puntos

Hay nuevo talante. El Gobierno “dialogará" finalmente con el tripartito catalán para resolver “un problema que nadie hasta ahora ha afrontado": el peaje en las autopistas de esta comunidad. Así respondió ayer el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a una pregunta del presidente del grupo parlamentario de Convergencia i Unió (CiU), Josep Antoni Durán i Lleida, sobre un futuro rescate de las vías de pago existentes en Cataluña.Según el diputado nacionalista, mientras que en su comunidad un 59 por ciento de las carreteras son de pago, en el resto de España esta cifra desciende hasta el 23 por ciento, lo que “quiebra el principio de igualdad".Consciente de esta desproporción, Zapatero se comprometió a eliminar el peaje de las carreteras que se construyan a partir de ahora en la comunidad, aunque aseguró que “será muy difícil" el rescate de los que ya están en funcionamiento. Esta actuación, según datos del Ministerio de Fomento, costaría al Estado más de 16.000 millones de euros, lo que haría inviable cualquier otra inversión en infraestructuras durante la actual legislatura.El Gobierno, eso sí, se muestra ahora dispuesto a no crear más carreteras de pago, siempre y cuando las comunidades autónomas contribuyan a financiar el coste de cada operación. El Ministerio de Fomento pone como ejemplo el acuerdo alcanzado entre la Administración central y la Junta de Andalucía para eliminar el peaje de un tramo de la autopista que une Cádiz y Jerez de la Frontera. La Junta asumió entonces su coste a través del establecimiento de un peaje en la sombra y, a cambio, el Gobierno se comprometió a construir una vía alternativa que será gratuita.Mientras, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, aseguró también ayer que todas las ciudades y comunidades autónomas tendrán “igual trato" desde el Gobierno para la financiación del transporte. Álvarez aseguró que su cartera otorga una gran importancia a la resolución de los problemas del transporte en las grandes áreas urbanas y metropolitanas, “ya que inciden de una forma muy importante en la vida de los ciudadanos". Según la ministra, la financiación estatal se hará mediante tres grandes vías, como la ejecución directa de actuaciones en las infraestructuras y servicios de competencia estatal dentro del ámbito urbano y metropolitano, esencialmente redes arteriales y viarias.