El fiscal jefe de Madrid declara que no se detendrá a los conductores ebrios

El Ministerio de Justicia se ha comprometido a acelerar los juicios rápidos, pero, en los casos de conducción bajo los efectos del alcohol, hay un serio problema. Según el fiscal jefe de Madrid, Mariano Fernández Bermejo, "la ley dice que hay que inmovilizar al vehículo hasta que desaparezca el riesgo, pero no que haya que detener al conductor".

Los denominados "juicios rápidos" se instauraron en Madrid en 1994 con el objetivo de enjuiciar en menos de 15 días a las personas que son sorprendidas en flagrante delito. Ahora, el Ministerio de Justicia quiere dar otra vuelta de tuerca a estos tribunales y conseguir que se juzguen los pequeños delitos en un plazo de 24 a 48 horas.

Mientras que en otras ciudades someten las conducciones etílicas a este tipo de juicios, Madrid no las incluye y, según su fiscal jefe, Mariano Fernández Bermejo, seguirá sin hacerlo.

"Mientras yo sea fiscal jefe de Madrid - ha asegurado -, aquí no se detiene a una persona por conducir ebria; la ley dice que hay que inmovilizar el vehículo hasta que desaparezca el riesgo, pero no que haya que detener al conductor".

Según Fernández Bermejo, ésta es la principal causa de que en Madrid se celebren la mitad de juicios rápidos que en Barcelona. Además, el fiscal jefe de Madrid ha señalado que en la capital hay una falta de fiscales, ya que se necesitan por lo menos otros 52.