El euro siembra el caos en el transporte público de Madrid

El transporte público madrileño ha estrenado el euro con bastante mal pie. A la llegada de la nueva moneda única se ha sumado un importante incremento de las tarifas y una sucesión problemas informáticos.

Los conductores de autobuses de Madrid y los taquilleros del Metro ponen cara de resignación cuando se les pregunta por la llegada del euro. Llevan tres días luchando con largas colas, dificultades en el cambio, protestas, fallos en los ordenadores...

Desde la mañana del día 1 de enero, los viajeros simultanean los pagos en pesetas y en euros, aunque son mayoría los que siguen utilizando la tradicional moneda española. Los problemas han venido a la hora de dar las vueltas en euros, ya que, por ejemplo, el sistema informático del metro todavía no está listo para las devoluciones en euros. Ante esta situación, se pudo ver a taquilleros calculando, taquilleros contando monedas, pasajeros extrañados, pasajeros contando y examinando las nuevas piezas acuñadas, etc. Así, las colas se han multiplicado y los tiempos de espera han llegado a ser desesperantes.

En los autobuses hace tiempo que se pide el importe exacto de los billetes, pero eso no ha sido óbice para que no hubiera problemas. En las líneas interurbanas, donde sí hay devoluciones, los retrasos han llegado a ser de 10 minutos por línea.

Para colmo, las autoridades regionales han aplicado una subida de tarifas que mucha gente no conocía. Esto ha provocado que los usuarios pasasen más tiempo aún informándose sobre los cambios.

Se espera que en los próximos días estos fallos se vayan resolviendo sin mayores complicaciones.

Los mejores vídeos