El Dodge Gran Caravan filtró gasolina en una prueba de colisión

El modelo 2001 del Dodge Gran Caravan, que construye el grupo Daimler-Chrysler, sufre filtraciones de combustible cuando se le somete a una colisión, según informó el Instituto para la Seguridad en el Tráfico estadounidense.

La denuncia de esta entidad crea dudas sobre la seguridad de casi medio millón de unidades de este monovolumen, en circulación desde hace ocho meses.

Según los expertos en seguridad de automóviles, la filtración se produce en la conexión que une la bomba con el tanque de la gasolina. El fallo se produjo durante una prueba en la que este modelo chocaba parcialmente de frente contra una pared, a 64 km/h, y se repitió en otro test realizado a petición de Chrysler.

Dominick Infante, portavoz de la marca, aseguró que se trata de un "incidente aislado" y que el vehículo no representa ningún riesgo, por lo que no hay necesidad de retirarlo del mercado.

Ingenieros del fabricante han realizado más de 50 pruebas de colisión con el Gran Caravan y "en ningún caso", según fuentes de la empresa, se ha filtrado más combustible que el considerado de bajo riesgo, equivalente a dos cucharadas pequeñas de gasolina por minuto.

Modelos de años anteriores también sufrieron estas filtraciones de carburante en diversas pruebas de colisión. La Agencia Federal para la Seguridad en el Tráfico estadounidense está investigando este caso, que puede afectar a los vehículos fabricados entre 1996 y 2000 Dodge Caravan, Dodge Gran Caravan, Plymouth Voyager, Plymouth Gran Voyager y los Chrysler Town & Country.

Por su parte, DaimlerChrysler reconoció que rediseñó los sistemas de combustible de algunos automóviles del año 2001 y todos los de 2002.

Modelos de Dodge y de Hyundai obtienen notas bajas en los "crash tests"
El Instituto para la Seguridad en el Tráfico estadounidense otorgó sus notas más bajas en los "crash tests" al Dodge Gran Caravan y al Hyundai Elantra.

El primero de ellos obtuvo una mala calificación debido a la fuga de combustible que se produjo tras la prueba, mientras que el airbag del conductor del Elantra detonó tarde en dos de los tres choques realizados. En uno de ellos, la cabeza del "dummie" llegó a golpear el volante.

Los tests de esta entidad son diferentes de los llevados a cabo por la Agencia Federal para la Seguridad del Tráfico estadounidense, que, en lugar de realizar impactos frontales parciales, los lleva a cabo totalmente de frente. En las pruebas realizadas por este organismo, el Gran Caravan consiguió cuatro de las cinco estrellas que se otorgan como nota máxima.

Los mejores vídeos