El derrumbamiento de un puente centenario causa una tragedia en Portugal

El ministro portugués de Obras Públicas dimitió ayer y asumió la responsabilidad política por la caída de un puente centenario que ha provocado la muerte de al menos 70 personas.

A las 14:00 de esta tarde se han interrumpido las labores de rescate para recuperar el cuerpo de las personas que cayeron a las 22:00 horas de ayer, domingo 4, al río Duero, entre las localidades de Entre os Río y Castelo de Paiva.

Las lluvias y las turbulencias en la corriente del Duero han obligado a los equipos de recate a interrumpir sus acciones de búsqueda. Por el momento, sólo se han podido rescatar dos cuerpos y la policía portuguesa descarta la existencia de supervivientes.

En la noche de ayer se desplomó una parte del puente que une las localidades de Entre os Río y Castelo de Paiva, que se encuentran al norte de Portugal a unos 40 kilómetros al este de Oporto. A consecuencia del derrumbe cayeron a las aguas del Duero un autobús y dos vehículos. Sólo en el autobús viajaban 67 personas, por lo que la cifra de muertos con la que cuentan las autoridades lusitanas se sitúa entre los 69 y los 77 muertos, ya que por el momento se desconoce el número de personas que viajaban en los dos coches.
Las labores de rescate no han podido iniciarse hasta esta mañana, debido a la falta de luz, la densa niebla y las fuertes corrientes en el lugar, si bien la posibilidad de que existan supervivientes es prácticamente nula si tenemos en cuenta que la altura del puente es de unos 50 metros y que la profundidad del río en este punto es de unos 20 metros. Los pasajeros del autobús volvían a Castelo de Paiva después de una excursión que realizaron a la región del valle del Duero.

Un puente en mal estado La estructura del puente de hierro de 116 años, con 200 metros de largo y una altura de 80 metros sobre del cauce del río Duero no resistió la fuerza de las aguas del Duero.
El primer ministro portugués, Antonio Guterres, ha anunciado hoy que "se conocerá toda la verdad" sobre las causas del accidente y reconoció que "en el país existen muchas situaciones en las infraestructuras semejantes a ésta".
Las consecuencias políticas en el país vecino no se han hecho esperar y el ministro de Obras Públicas, Jorge Coelho, anunció ayer, en rueda de prensa celebrada horas después del accidente, su dimisión. En su caída también ha arrastrado a todos los secretarios de estado de su ministerio, que ante la magnitud de la tragedia también han dejado su cargo.
Debido al deplorable estado del puente ya se realizaron múltiples actos de protesta en el pasado. De hecho, según el alcalde de Castelo de Paiva, Paulo Texeira, para hoy estaba fijada la primera vista contra dos personas que el pasado 9 de enero bloquearon el tráfico para denunciar el mal estado del puente.
En este sentido, el alcalde de Castelo de Paiva, iniciará una demanda por lo ocurrido contra el Estado de Portugal, alegando que habían solicitado en múltiples ocasiones una reparación del puente.
Por el momento, el único paso que se va a construir es el de la armada, que ya se desplaza con un puente militar hacia la zona para restablecer la comunicación por carretera entre ambas localidades.
En recuerdo a las víctimas se han declarado en Portugal dos días de luto oficial.

Los mejores vídeos