El coche sin volante, un invento de 45 millones de dólares

Bautizado con el nombre de "Fingo", el primer automóvil sin volante ha despertado el interés de Mitsubishi, que está dispuesto a comprar su patente por 45 millones de dólares.

El coche sin volante, un invento de 45 millones de dólares
El coche sin volante, un invento de 45 millones de dólares

Ha recorrido 42.500 kilómetros, ha visitado 25 países y ha batido 2 récords Guinness. Es "el Fingo", el primer coche sin volante dirigido por control remoto. Un invento que ya ha despertado la curiosidad de importantes marcas de automóviles.
Según su creador, el argentino Fernando López, "el auto causó verdadera sensación por los lugares" por los que pasó y "seis empresas ofrecieron comprar la patente de invención".
Entre los admiradores de este coche destaca Mitsubishi. El fabricante nipón, afirma Fernando López, ha ofrecido 45 millones de dólares por el "Fingo" (unos 8.000 millones de pesetas).
Este coche, elaborado sobre la base del Renault Twingo, tiene dos puertas, tracción delantera, cuatro cilindros y funciona con gasolina "con un gasto ínfimo" de 25 kilómetros por litro. Hasta aquí ninguna novedad. Lo verdaderamente innovador, según su creador, está en su dirección.
"Tiene un servomecanismo controlado por control remoto que mueve cada una de las ruedas y las barras de dirección, pero no tiene volante, ni la barra que va a la cremallera. Este dispositivo se ha realizado con un acero que tiene el triple de dureza de lo que son los de una caja de velocidad", destacó Fernando López.
Además, el "Fingo" cuenta con un sistema electrónico de 2.200 sensores y casi 2.000 cables y una antena que le permite tener acceso a telefonía celular e Internet.

Probado por los Andes
Para demostrar que el coche funciona, Fernando López y su copiloto Osvaldo Malvestitti han recorrido 25 países desde septiembre de 1999 y han atravesado la cordillera de los Andes. Después de su "gira mundial", el "Fingo" será exhibido en distintas ciudades del norte de Argentina antes de regresar a su Buenos Aires natal.
Sea cual sea el futuro del "Fingo", su creador ya tiene asegurados 500.000 dólares por haber batido dos récords de "El libro Guinness". "Uno por ser el primer auto que circula por las rutas sin volante y otro por hacerlo a 140 kilómetros por hora", asegura su inventor.

Los mejores vídeos