El aumento de las ventas de coches de lujo inquieta a Hacienda

Octubre ha sido el mes de las marcas de lujo. Mientras el sector de la automoción pasa una crisis a escala mundial, España no parece notar la recesión. La inminente llegada del euro está haciendo aflorar dinero de procedencia dudosa amasado por el consumidor medio durante años, ya que está obligado a gastarlo; y qué mejor manera de hacerlo que comprándose un coche caro. El nuevo director de Hacienda no está dispuesto a tolerar una práctica tan habitual en nuestro país y ha anunciado medidas para poner coto a tal situación.

El afloramiento de dinero negro en forma de compra de automóviles de lujo tendrá que hacer frente al control de Hacienda, que, viendo cómo se han disparado las ventas de este tipo de vehículos, ha decidido poner coto a esta forma de "lavar" el dinero negro.

Según datos de los propios fabricantes con presencia en España, el pasado mes de octubre se comercializaron 112.522 unidades de este segmento, un 13 por ciento más que en septiembre.

La inminente llegada del euro ha propiciado una loca carrera por parte de los particulares por colocar todo el dinero obtenido de manera poco lícita o no declarado al Fisco. Automóviles de lujo y viviendas han sido los destinos favoritos escogidos, de tal modo que, mientras que el sector de la automoción vive un momento de recesión mundial, España no parece verse afectada por tal crisis.

Una tesis que evidencia la colocación masiva de capital sin declarar en el sector de la automoción es que ya las mismas marcas comienzan a reconocer este hecho, algo que no hace mucho negaban con vehemencia.

A ello se añade que quienes más vehículos de lujo compraron fueron particulares, muchos de ellos con pagos al contado, frente a las empresas de alquiler, tradicionales clientes de este mercado. Los todo terreno también se han visto beneficiados por este hecho: las matriculaciones han aumentado en un 5 por ciento, cuando en lo que iba del año sólo habían experimentado descensos.

Cifras contundentes
> Las cifras de ventas proporcionadas por ANFAC (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones) hablan por sí solas. Marcas como Mercedes pueden presumir de incrementos de hasta un 35,2 por ciento, en todo el año. Otras enseñas de vehículos de lujo como Mazda o Porsche muestran cifras todavía más espectaculares (74,7 y 41 por ciento, respectivamente), aunque su volumen de ventas es sustancialmente inferior. Mientras que las dos últimas han vendido en estos diez meses 4.742 y 756 unidades, respectivamente, la firma de Sttutgart ha comercializado 28.729 unidades.

Otras marcas de lujo como Alfa Romeo, Audi o BMW crecieron por encima de la media nacional en lo que va de 2001, y de manera espectacular en octubre: la firma italiana lo hizo en un 66 por ciento, mientras que las alemanas incrementaron su cuota en un 43,3 por ciento y en un 40,9, respectivamente.

Mayor control del fraude
Ante estos sospechosos datos, el nuevo director de la Agencia Tributaria, Salvador Ruiz, no está dispuesto a cruzarse de brazos. En una entrevista publicada por un conocido diario económico, el máximo responsable de Hacienda ha asegurado que controlará la salida de capital no declarado en forma de artículos de lujo tales como viviendas y vehículos de alto coste, antigüedades y obras de arte y otros objetos de elevado precio.

El caso Gescartera ha dejado muy mal parado a los responsables del Fisco nacional y no están dispuestos a que esto ocurra de nuevo. Para ello Ruiz se ha apresurado a pedir la colaboración de bancos y entidades financieras con el fin de evitar la repetición de irregularidades de tamaña magnitud y resonancia.

La ubicación de operaciones con paraísos fiscales de por medio, de deslocalización fiscal y de blanqueo de dinero negro han sido anunciadas como medidas fundamentales en su lucha contra el fraude. "La Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) va a desarrollar un trabajo fundamental en este campo".

Los mejores vídeos