El alcohol está presente en la mayoría de los accidentes de tráfico

No sólo conducir bajo los efectos del alcohol es algo tremendamente peligroso; los medicamentos mucha veces provocan también siniestros de tráfico.

Que el alcohol es el enemigo de la conducción por excelencia es algo conocido por todo el mundo. El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos acaba de publicar un estudio en su revista Panorama actual del Medicamento en que asegura el alcohol y los medicamentos están presentes entre un 30 y un 60 por ciento de las muertes provocadas por accidentes de tráfico en nuestro país.

La lista de los medicamentos susceptibles de cambiar el estado físico de las personas es "interminable", según el consejo de farmacéuticos, aunque los antihistamínicos (para tratar alergias) y las benzodiazepinas (utilizadas como anestésicos y relajantes) son los que más directamente están implicados.

Los medicamentos en general disminuyen los reflejos y aumentan el tiempo de reacción ante una situación imprevista, provocan alteraciones en la percepción de las distancias y reducen la visión periférica, además, que ser los culpables de estados diversos de confusión, aturdimiento y somnolencia.

Según el estudio, en 2020 más de 8 millones de personas perderán la vida en accidente de tráfico en todo el mundo.