El alcohol, al volante, mata

Alcohol y conducción son dos términos que no deben llevarse bien. Así lo señala un estudio de la Comunidad de Madrid que concluye que la mayoría de las muertes atribuibles al alcohol se dieron entre conductores.

Los datos, procedentes del Sistema de Vigilancia de factores de Riesgo y Enfermedades No Transmisibles (SIVFRENT), señalan que la ingesta de alcohol es ya la cuarta causa de muerte en la región, con más de 1.100 víctimas anuales.La gran mayoría de estos fallecidos son resultado de la combinación alcohol y conducción (una mezcla que provoca una tasa de mortalidad de 5,7 hombres y 1,7 mujeres por cada 100.000 habitantes).

Otro dato más para la reflexión: durante el año 2002, el 18,7 por ciento de los jóvenes habían viajado en los últimos 30 días en un vehículo cuyo conductor había consumido alcohol, frente al 20 por ciento que arrojó el muestreo del año 2001.

Desconocemos el límite
Por otra parte, y ahondando en este tema, un estudio realizado por el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (INTRAS) de la Universidad de Valencia señala que más de la mitad de los consultados desconoce que el límite legal de alcohol en sangre es de 0,5 gramos por litro. Según esta estadística, el 30,5 por ciento sabía esa cifra, mientras que el 51 por ciento la ignoraba y el 18,5 no supo o no quiso contestar.

El límite de 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre está en vigor desde 1999 y, cuando se aprueben las modificaciones previstas en el Plan de Seguridad Vial, a comienzos de 2004, aquellos que lo sobrepasen podrán afrontar penas de cárcel de entre dos y seis meses.