El actual sistema de distribución de coches, a debate en la UE

En septiembre de 2002 termina la vigencia del sistema de distribución de automóviles. Los servicios de la Competencia de la Comisión Europea se están planteando la necesidad de modificarlo o suprimirlo y liberalizar el sector.

La Comisión Europea ha presentado un informe acerca del actual sistema de distribución de coches en Europa. En este análisis, se puede ver con claridad que el órgano de la UE está a favor de un cambio y que considera que la situación hoy vigente supone una excepción a las reglas comunitarias de fomento de la libre competencia.
Mario Monti, comisario de la Competencia, ha declarado que "el actual sistema de distribución no parece la mejor solución posible para proporcionar coches nuevos al consumidor". Además, ha añadido que el mercado europeo del automóvil es un "oligopolio".
En la actualidad, la venta de coches y los servicios postventa se realizan a través de franquicias, lo que, según la Comisión, dota de demasiado poder a los fabricantes de automóviles. De hecho, hay varios expedientes abiertos a algunos fabricantes por establecer determinadas estrategias de ventas a algunos de sus concesionarios.
La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea) y la Confederación Europea de Concesionarios (Cecra) defienden el actual sistema como "el mejor posible". Además, utilizan como principal argumento a su favor el hecho de que los coches son un "bien de consumo único" que requieren un tratamiento especial y una calidad que no se podría lograr en un mercado más abierto.
Los fabricantes insisten en la necesidad de mantener la distribución por concesión para asegurar su imagen de marca.