Dura puja para vender todo terrenos al Ejército

El Ejército español necesita 150 nuevos todo terreno. Se quiere gastar en ellos 3,6 millones de euros y busca un proveedor que se los pueda servir por ese precio. Tres compañías pujan por el contrato.

Land Rover, Santana Motor y Urovesa, una empresa española especializada en la fabricación de vehículos especiales, han presentado ofertas para hacerse con este jugoso contrato de suministro.

En los próximos días, todas las firmas interesadas deberán hacer llegar un coche al ministerio de Defensa para que sus técnicos lo evalúen y se decidan. Después, se suministrarán los restantes vehículos, que se integrarán en diferentes unidades del Ejército.

Santana Motor, que propone su Aníbal, es la marca mejor colocada para hacerse con el contrato. Sobre todo, después de que el Ejército del Aire le comprase recientemente 40 unidades de este duro todo terreno para su Cuartel Logístico de Material del Aire, que está en Getafe, Madrid.

El Aníbal cumple perfectamente con el pliego de condiciones presentado por el Ejército: una tonelada de capacidad de carga, movilidad todo terreno y habilidad para pasar desapercibido ante detectores acústicos o de radar. Además, es fácil de conducir, robusto mecánicamente y capaz de ser embarcado en un avión de transporte militar.