Dimite el presidente de Mitsubishi

Rolf Eckrodt presentó ayer su dimisión como presidente de la compañía Mitsubishi, un cargo para el que había sido designado por DaimlerChrysler, todavía propietario de un 37 por ciento de las acciones de la firma nipona.

Eckrodt era presidente de Mitsubishi desde junio de 2002 y suponía la presencia de un hombre de confianza de DaimlerChrysler en la cúspide dirigente de Mitsubishi. Sin embargo, como explicamos ayer en Autopista Online, el consorcio germanoestadounidense ha perdido el interés en el grupo nipón.Después de que el viernes pasado, a última hora, la dirección alemana de la multinacional anunciase su intención de desinvertir en Mitsubishi, todo se ha precipitado. La compañía japonesa, con graves problemas económicos, ha perdido su principal apoyo financiero, sobre todo porque DaimlerChrysler ya no acudirá a la ampliación de capital prevista para sanear las cuentas.
Es más, la situación es tan confusa que no se sabe con certeza si DC mantendrá su participación del 37 por ciento o si la pondrá en venta.

El puesto de Rolf Eckrodt queda ahora en manos de Keiichiro Hashimoto, a la espera de que sea nombrado un presidente de forma definitiva. El propio directivo saliente a animado a sus sucesores y ha celebrado que rápidamente se haya formado un equipo de rescate compuesto por Mitsubishi Heavy Industries, Mitsubishi Corporation y el Banco de Tokio-Mitsubishi. Para Eckrodt, de 61 años, esta salida en falso supone ya el fin de su carrera. Su retirada estaba prevista para el próximo mes de junio, pero los acontecimientos han precipitado ese final después de 38 años de servicioLa retirada de DaimlerChrysler de su alianza con Mitsubishi desbarata la idea de su presidente, Jurgen Schrempp, de crear una marca global que estuviera por encima de los viejos escudos de Daimler, Chrysler o Mitsubishi. Su proyecto era aglutinar y fusionar a todas sus compañías, de tal forma que de la mixtura surgiera una nueva firma con presencia fuerte en todo el planeta.
Sin embargo, las dificultades que presenta el reflote de Mitsubishi han hecho que el plan se venga abajo de repente. Este derrumbe puede arrastrar a Schrempp, un hombre cuyo prestigio ha sufrido un varapalo terrible con esta crisis japonesa. En principio, varias fuentes de DaimlerChrysler desmienten que se vaya a forzar la dimisión del presidente, pero muchos analistas no apuestan por él. El jueves se reúne en Nueva York el Consejo de Supervisión del consorcio para estudiar la estrategia futura en Asia. Posiblemente también se hable de la continuidad del presidente.