Detenido por conducir ebrio e intento de soborno

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un conductor ebrio que se quedó dormido en mitad de la carretera C-45 en Maials, y que ofreció a los agentes unas garrafas de aceite 'de buena calidad' y 2.900 euros para que se olvidaran de los hechos, ha informado hoy la policía autonómica.

Los hechos han ocurrido sobre las 02.00 horas de esta madrugada cuando un ciudadano que circulaba por la C-45, a la altura de Maials, ha avisado a los Mossos de que había un coche parado en mitad de la calzada que le había obligado a hacer una maniobra evasiva para evitar chocar con el turismo.

Una patrulla de los Mossos se desplazó al lugar y localizó en el kilómetro 5 de la C-45 un vehículo parado en medio de la calzada con un hombre durmiendo en el asiento del conductor, con el motor en marcha y las luces de carretera encendidas.

Los agentes despertaron al conductor y vieron que presentaba signos evidentes de estar bajo los efectos de bebidas alcohólicas, ya que prácticamente no se tenía en pie, no podía casi hablar, tenía los ojos vidriosos y desprendía un fuerte olor a alcohol.

En la primera prueba de alcoholemia, el conductor dio positivo con 1,01 mg/l y en la segunda la tasa bajó hasta los 0,94 mg/l.

El momento de la detención, el conductor, Jesús P.O., de 44 años y vecino de Fraga (Huesca), ofreció a los agentes varias garrafas de aceite 'de muy buena calidad' que llevaba en el maletero y 2.900 euros en efectivo para que se olvidaran de los hechos que motivaban su detención.

El detenido, acusado de un delito contra la seguridad en el tráfico y originar un grave riesgo para la circulación, ha quedado en libertad después de declarar ante los Mossos y deberá presentarse ante el juez cuando sea requerido

Los mejores vídeos