Demandados tres ex–consejeros de Mazda Motor España

Mazda Motor España (MME) era el nombre que recibía la filial española de la casa japonesa hasta hace un año y medio. Entonces, Mazda Motor rompió los lazos que la unían a MME y fundó Mazda Automóviles España. Los responsables de la antigua empresa han demandado a tres ex–consejeros por 33.614 millones de pesetas en daños y perjuicios.

Los demandados son Jan Brentebraten, presidente de Mazda Motor Europa, Tsuneo Matsubara, consejero de Mazda Motor Corporación, y Toshio Matsushima. Los tres eran consejeros de Mazda Motor España y habían sido designados para este cargo por la matriz japonesa de la compañía.

Los responsables españoles de MME (la familia Rodríguez-Vila) aseguran que estos consejeros actuaron de forma desleal y lesiva para los intereses de la compañía. Consideran que fueron los culpables del colapso financiero y posterior eliminación del mercado de Mazda en España.

Para apuntalar su denuncia, aportan al Jugado de Primera Instancia Nº 2 de Madrid la documentación abandonada por Matsushima tras su "intempestivo abandono de la sociedad el día en que el fabricante anunció públicamente su decisión de terminar sus relaciones con MME".

En dichos documentos, afirman que se detallan los "planes secretos" de los consejeros extranjeros para destruir el patrimonio social y acabar con la vida comercial de MME.

La cuantía de la demanda asciende a 33.614 millones de pesetas, cantidad en que fue valorada la compañía en su momento.

En estos momentos, como es sabido, Mazda Automóviles España es la única distribuidora de la marca en este país, y es una filial con capital totalmente japonés.

Los responsables de Mazda Automóviles España prefieren no hacer declaraciones hasta que la Justicia se pronuncie.