Delphi suministrará a GM sistemas de detección de ocupantes pasivos

Los líderes del mercado de la automoción y de la industria auxiliar General Motors y Delphi han estrechado sus lazos con la instalación del sistema PODS de detección de ocupantes pasivos en algunos modelos del primero. El constructor de vehículos se adelanta así a la norma que hará obligatorio su uso en los Estados Unidos en 2006.

La compañía estadounidense Delphi Automotive Systems, líder en la fabricación mundial de componentes, ha ganado un contrato con General Motors para el suministro de su sistema de detección de ocupantes pasivos (PODS, siglas en inglés) en los futuros modelos de vehículos comerciales ligeros del constructor norteamericano.

Estos dispositivos funcionan a través de un sensor, emplazado en los asientos tanto delanteros como traseros, que ayuda a determinar cuándo y con qué fuerza deben abrirse los airbags en caso de choque.

General Motors sigue a su rival Ford Motor, quien ya alcanzó, meses atrás, un acuerdo de similares características con la firma Delphi. La efectividad del sistema PODS ya ha sido probada en el deportivo Jaguar XK y en cuatro modelos Ford y Lincoln.

Pingües beneficios
Para 2004, el proveedor espera obtener con estos contratos unas ventas de 300 millones de dólares (54.816 millones de pesetas), confianza basada en la obligatoriedad de la utilización de estos sistemas de detección en todos los vehículos comercializados a partir de 2006 en los Estados Unidos.

El mecanismo fabricado por Delphi utiliza un cojín con células de silicona que transmite el peso del ocupante a un ordenador, encargado de procesar este dato y de determinar, en caso de accidente, la fuerza del despliegue de la bolsa de aire.