De las pistas de Le Mans a los Audi más familiares

¿Es posible que un coche ideado para llevar pasajeros gane al Audi R8 que se coronó en Le Mans? Los ingenieros de la marca alemana creen que sí, que con el nuevo motor FSI sus vehículos generarán más potencia a la vez que consumirán mucho menos.

Los ingenieros de la firma de los cuatro aros están trabajando en un motor "redondo": una nueva mecánica capaz de generar una potencia digna de un coche de carreras al tiempo que cuida milimétricamente los consumos.El secreto de este misterio es el nuevo FSI, un sistema de inyección directa desarrollado a partir del Audi R8, un vehículo que sabe lo que es conseguir el triunfo en la mítica prueba de las 24 Horas de Le Mans.

Este sistema de inyección directa se está probando en los motores de 2.0 litros de 130 CV que usan los nuevos A4 y A6 y, según Audi, sus resultados son espectaculares. Respecto a una mecánica V8 convencional, la nueva ingeniería consigue reducir el consumo un 15 por ciento, al tiempo que dispara la potencia hasta los 150 CV. Además, como afirma el fabricante germano, se incorporará un nuevo dispositivo que controlará el nivel de emisiones contaminantes.