Daewoo Nubira 1.8 y 1.6

Desde que se General Motors compró Daewoo, dos han sido los productos lanzados al mercado por la marca: el Kalos y el Evanda. Pues bien, llega estos días el nuevo Nubira, una berlina totalmente nueva que, según los responsables de la marca, sólo conserva el nombre y la experiencia vertida en el desarrollo de las anteriores generaciones. En el mercado español, están disponibles ya dos motores –1.6 y 1.8-, dos cajas de cambio –manual y automática- y tres acabados. Todo a partir de 12.900 euros.

Daewoo Nubira 1.8 y 1.6
Daewoo Nubira 1.8 y 1.6

Al entrar el nuevo modelo se respiran nuevos acabados y más lujo que en anteriores entregas. Los remates imitación madera del salpicadero y de las puertas tienen muy buen aspecto, aunque bien es cierto que el tirador interior de las mismas, al ser de plástico, resta nivel al conjunto. Los asientos son cómodos y tienen un mullido agradable. Encontrar la posición ideal de conducción no parece complicado gracias a la regulación en altura y profundidad del volante y a los reglajes del asiento, que, pese a que la banqueta tiene poco recorrido en altura son suficientes.

Destacan en el interior la multitud de huecos disponibles para colocar objetos: portagafas, guantera bastante amplia, revisteros en los asientos delanteros, huecos en las puertas, portalatas en la fila trasera de asientos, dos huecos debajo del módulo del aire acondicionado y la radio, etc. En este acabado más alto, el volante y la palanca de cambios está forrada en cuero y el tacto de ambos es bastante agradable. Las plazas traseras resultan bastante amplias, sobre todo las laterales –el asiento trasero está dividido en dos partes abatibles, por separado. Estas plazas disponen anclajes Isofix, tres reposacabezas y de dos cinturones con tres puntos de anclaje y uno –el del centro- con dos.La capacidad del maletero se sitúa en los 405 litros. La boca de carga está limitada por las enormes bisagras que articulan el movimiento de apertura. La mencionada apertura se puede hacer de manera remota desde la posición del conductor mediante un botón situado debajo del tirador interior de la puerta y que, a nuestro juicio, desmerece en relación con el aspecto lujoso del interior. El botón es de plástico gris y contrasta con otros accionadores de color negro como los de los elevalunas delanteros y traseros –para este acabado-, el del cierre centralizado o el que evita que los alzacristales traseros.Al entrar el nuevo modelo se respiran nuevos acabados y más lujo que en anteriores entregas. Los remates imitación madera del salpicadero y de las puertas tienen muy buen aspecto, aunque bien es cierto que el tirador interior de las mismas, al ser de plástico, resta nivel al conjunto. Los asientos son cómodos y tienen un mullido agradable. Encontrar la posición ideal de conducción no parece complicado gracias a la regulación en altura y profundidad del volante y a los reglajes del asiento, que, pese a que la banqueta tiene poco recorrido en altura son suficientes.

Destacan en el interior la multitud de huecos disponibles para colocar objetos: portagafas, guantera bastante amplia, revisteros en los asientos delanteros, huecos en las puertas, portalatas en la fila trasera de asientos, dos huecos debajo del módulo del aire acondicionado y la radio, etc. En este acabado más alto, el volante y la palanca de cambios está forrada en cuero y el tacto de ambos es bastante agradable. Las plazas traseras resultan bastante amplias, sobre todo las laterales –el asiento trasero está dividido en dos partes abatibles, por separado. Estas plazas disponen anclajes Isofix, tres reposacabezas y de dos cinturones con tres puntos de anclaje y uno –el del centro- con dos.La capacidad del maletero se sitúa en los 405 litros. La boca de carga está limitada por las enormes bisagras que articulan el movimiento de apertura. La mencionada apertura se puede hacer de manera remota desde la posición del conductor mediante un botón situado debajo del tirador interior de la puerta y que, a nuestro juicio, desmerece en relación con el aspecto lujoso del interior. El botón es de plástico gris y contrasta con otros accionadores de color negro como los de los elevalunas delanteros y traseros –para este acabado-, el del cierre centralizado o el que evita que los alzacristales traseros.