Crossfire, un pálpito de la cúpula de Chrysler

Que el Chrysler Crossfire se va a producir en serie es un hecho ya consumado, lo que no parece todavía muy claro son las razones que han llevado a la marca estadounidense a tomar esa decisión.

Los altos directivos de la marca estadounidense se muestran muy entusiasmados con el nuevo Chrysler Crossfire y eso, a pesar de que no se han realizado ni estudios de mercado ni encuestas a los usuarios acerca de la opinión que les merece este concepto.

Según uno de los máximos responsables de la compañía, la decisión de ponerse a fabricar en serie el Crossfire fue tomada en el pasado Salón del Automóvil de Detroit, celebrado en enero.

Wolfgang Bernhard, director general de Chrysler, lo expresaba de una forma muy gráfica: "sólo viendo las caras de la gente que contemplaba el Crossfire nos dimos cuenta que tenía todos los ingredientes para producirlo de forma masiva".

Preguntado acerca de la falta de algún tipo de informe de mercado, Bernhard ha indicado que "no vamos a analizar todo buen producto hasta el infinito. Si mucha gente habla bien sobre un producto, hay que armarse de valor y realizarlo".

El Chrysler Crossfire es un coupé de dos plazas que monta un motor V6 y del que se han dado muy pocos datos. Se sabe únicamente que el diseño de su parte posterior será modificado para poder tener una adecuada protección contra choque en esta zona. Y que será presentado en el próximo Salón del Automóvil de Los Ángeles en enero de 2002.