Continúa la huelga de los "portacoches"

Hace ya más de dos meses que los transportistas "portacoches" están movilizados y, de momento, no se vislumbra solución alguna al conflicto, que ya ha provocado la retención de 15.000 vehículos.

La huelga de los "portacoches", iniciada en el mes de noviembre, continúa de manera ininterrumpida; lo que ha provocado que ya ascienda a cerca de 15.000 el número de vehículos que se encuentran retenidos en las zonas de almacenamiento a la espera de ser transportados a los concesionarios. Los meses transcurren, los concesionarios ven que sus vehículos no llegan y los compradores se desesperan ante la imposibilidad de tener el coche que han adquirido.
La primera consecuencia del conflicto ha sido la reducción de las ventas en un 21,43 por ciento durante el mes de diciembre, y, de seguir así, en enero asistiremos a una nueva caída.
El conflicto no responde a una situación de huelga oficial. Todo dio comienzo cuando las empresas transportistas se negaron a adoptar las condiciones que fueron pactadas con el Ministerio de Fomento tras la finalización de la anterior huelga de transporte. A ello se unió con posterioridad la subida de precios de los carburantes, que implicó un incremento en los costes del transporte, lo que supone que, según los transportistas, las tarifas vigentes no alcancen ni para cubrir los costes del servicio.
Los fabricantes de automóviles contratan el traslado con compañías logísticas que, a su vez, subcontratan el servicio a conductores autónomos. Estos, agrupados bajo la asociación Transportave, que controla el 75 por ciento de los camiones, reclaman un incremento en sus tarifas de un 25 por ciento.
De momento, los fabricantes acuden al tren como solución. Los coches llegan a las zonas de almacenamiento, pero, una vez allí, los piquetes impiden su traslado a las tiendas.
La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automóviles (Faconauto) solicita un diálogo de las marcas con las compañías logísticas para solucionar el problema.

Los mejores vídeos