Continúa la guerra del taxi en Madrid

Los nuevos precios del taxi decretados por el Ayuntamiento de Madrid son considerados como "un trágala" por algunos profesionales del sector. El próximo miércoles algunos taxistas tomarán la Puerta del Sol para llevar al equipo municipal una petición hasta ahora inédita: solicitan que sus tarifas también se revisen en verano.

Aunque ha habido acercamiento, la confrontación continúa. El concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Madrid, Sigfrido Herráez, se ha comprometido ante las tres principales agrupaciones del sector - Asociación Gremial, la Federación Profesional del Taxi y la Unión Profesional del Taxi de Madrid- a que la esperada subvención que permitirá dotar a los taxis de la región del sistema GPS se hará realidad en las próximas semanas, pero ha subrayado que las nuevas tarifas sólo subirán un 4 por ciento.

Esta decisión es considerada "un trágala" por el presidente de la Federación Profesional del Taxi, Juan Sánchez, quien ha reiterado que no está dispuesto a consentir que "el Ayuntamiento oculte los datos de la inflación y cuadre sus números a costa del trabajo de los taxistas".

Además de la subida del IPC, los taxistas deben enfrentarse a los incrementos de las pólizas de los seguros y de los carburantes y a la adaptación al euro, que comenzará a funcionar al tiempo que los nuevos precios. Así, estos profesionales no están conformes con que sus tarifas se cierren anualmente.

El próximo miércoles, a las 12:00 horas, algunos taxistas se dirigirán a la Puerta del Sol con una petición hasta ahora inédita para el equipo de Álvarez del Manzano: una nueva revisión en agosto de la evolución de los precios.

Así, el Ayuntamiento deberá mover ficha; de su actitud dependerá la posible respuesta de los taxistas que, según Sánchez, no están dispuestos a convertirse en "víctimas de las maniobras políticas" de los responsables municipales.