Contacto: Renault Clio 1.5 dCi

De cara a enfrentarse con mejores armas a los líderes de su segmento, Seat Ibiza y Peugeot 206, el Renault Clio aumenta su gama con el nuevo motor dCi de 1,5 litros y 80 CV, capaz de ofrecer un elevado agrado de funcionamiento junto a un contenido consumo.

cliodci2g.jpg
cliodci2g.jpg

La conducción del dCi de 80 CV resulta muy placentera. Con esta versión, la marca francesa completa el cambio de rumbo, excesivamente economista, que implantó en el nacimiento de esta segunda generación del Clio. Ahora, el coche tiene una presentación visual mucho más cualitativa y el equipamiento es de primer nivel. Los plásticos, recubrimientos y tapicerías se ajustan al precio que se pide por él. Y el motor trasluce toda la tecnología que incorpora. La suavidad de respuesta y la progresividad en la entrega de potencia es magnífica. No existe el menor "efecto turbo" y la aguja del cuentarrevoluciones sube hasta más allá de 4.500 rpm sin aceleraciones bruscas. El sonido que llega a nuestros oídos está muy amortiguado, aunque esto no ocurría en todas las unidades que probamos.Los precios de esta nueva versión no están aún definidos, aunque se asegura un incremento de 500 euros —unas 83.000 ptas— sobre la 1.4 dCi de 65 CV. Estará disponible en tres niveles de equipamiento, Expression, Dynamique y Privilege. Hay que recalcar también la aparición de una nueva versión de entrada a la gama Clio, denominada Authentique, que se adosa a las mecánicas más limitadas en potencias, esto es, el 1.2 8v de gasolina, con 60 CV, y el 1.5 dCi de 65 CV.La conducción del dCi de 80 CV resulta muy placentera. Con esta versión, la marca francesa completa el cambio de rumbo, excesivamente economista, que implantó en el nacimiento de esta segunda generación del Clio. Ahora, el coche tiene una presentación visual mucho más cualitativa y el equipamiento es de primer nivel. Los plásticos, recubrimientos y tapicerías se ajustan al precio que se pide por él. Y el motor trasluce toda la tecnología que incorpora. La suavidad de respuesta y la progresividad en la entrega de potencia es magnífica. No existe el menor "efecto turbo" y la aguja del cuentarrevoluciones sube hasta más allá de 4.500 rpm sin aceleraciones bruscas. El sonido que llega a nuestros oídos está muy amortiguado, aunque esto no ocurría en todas las unidades que probamos.Los precios de esta nueva versión no están aún definidos, aunque se asegura un incremento de 500 euros —unas 83.000 ptas— sobre la 1.4 dCi de 65 CV. Estará disponible en tres niveles de equipamiento, Expression, Dynamique y Privilege. Hay que recalcar también la aparición de una nueva versión de entrada a la gama Clio, denominada Authentique, que se adosa a las mecánicas más limitadas en potencias, esto es, el 1.2 8v de gasolina, con 60 CV, y el 1.5 dCi de 65 CV.La conducción del dCi de 80 CV resulta muy placentera. Con esta versión, la marca francesa completa el cambio de rumbo, excesivamente economista, que implantó en el nacimiento de esta segunda generación del Clio. Ahora, el coche tiene una presentación visual mucho más cualitativa y el equipamiento es de primer nivel. Los plásticos, recubrimientos y tapicerías se ajustan al precio que se pide por él. Y el motor trasluce toda la tecnología que incorpora. La suavidad de respuesta y la progresividad en la entrega de potencia es magnífica. No existe el menor "efecto turbo" y la aguja del cuentarrevoluciones sube hasta más allá de 4.500 rpm sin aceleraciones bruscas. El sonido que llega a nuestros oídos está muy amortiguado, aunque esto no ocurría en todas las unidades que probamos.Los precios de esta nueva versión no están aún definidos, aunque se asegura un incremento de 500 euros —unas 83.000 ptas— sobre la 1.4 dCi de 65 CV. Estará disponible en tres niveles de equipamiento, Expression, Dynamique y Privilege. Hay que recalcar también la aparición de una nueva versión de entrada a la gama Clio, denominada Authentique, que se adosa a las mecánicas más limitadas en potencias, esto es, el 1.2 8v de gasolina, con 60 CV, y el 1.5 dCi de 65 CV.La conducción del dCi de 80 CV resulta muy placentera. Con esta versión, la marca francesa completa el cambio de rumbo, excesivamente economista, que implantó en el nacimiento de esta segunda generación del Clio. Ahora, el coche tiene una presentación visual mucho más cualitativa y el equipamiento es de primer nivel. Los plásticos, recubrimientos y tapicerías se ajustan al precio que se pide por él. Y el motor trasluce toda la tecnología que incorpora. La suavidad de respuesta y la progresividad en la entrega de potencia es magnífica. No existe el menor "efecto turbo" y la aguja del cuentarrevoluciones sube hasta más allá de 4.500 rpm sin aceleraciones bruscas. El sonido que llega a nuestros oídos está muy amortiguado, aunque esto no ocurría en todas las unidades que probamos.Los precios de esta nueva versión no están aún definidos, aunque se asegura un incremento de 500 euros —unas 83.000 ptas— sobre la 1.4 dCi de 65 CV. Estará disponible en tres niveles de equipamiento, Expression, Dynamique y Privilege. Hay que recalcar también la aparición de una nueva versión de entrada a la gama Clio, denominada Authentique, que se adosa a las mecánicas más limitadas en potencias, esto es, el 1.2 8v de gasolina, con 60 CV, y el 1.5 dCi de 65 CV.La conducción del dCi de 80 CV resulta muy placentera. Con esta versión, la marca francesa completa el cambio de rumbo, excesivamente economista, que implantó en el nacimiento de esta segunda generación del Clio. Ahora, el coche tiene una presentación visual mucho más cualitativa y el equipamiento es de primer nivel. Los plásticos, recubrimientos y tapicerías se ajustan al precio que se pide por él. Y el motor trasluce toda la tecnología que incorpora. La suavidad de respuesta y la progresividad en la entrega de potencia es magnífica. No existe el menor "efecto turbo" y la aguja del cuentarrevoluciones sube hasta más allá de 4.500 rpm sin aceleraciones bruscas. El sonido que llega a nuestros oídos está muy amortiguado, aunque esto no ocurría en todas las unidades que probamos.Los precios de esta nueva versión no están aún definidos, aunque se asegura un incremento de 500 euros —unas 83.000 ptas— sobre la 1.4 dCi de 65 CV. Estará disponible en tres niveles de equipamiento, Expression, Dynamique y Privilege. Hay que recalcar también la aparición de una nueva versión de entrada a la gama Clio, denominada Authentique, que se adosa a las mecánicas más limitadas en potencias, esto es, el 1.2 8v de gasolina, con 60 CV, y el 1.5 dCi de 65 CV.