Contacto: Peugeot 307 2.0 HDI/110 XS 3p

El Peugeot 307 acaba de ser coronado “Car of the Year", pero no quiere perder la cabeza. Si sus amplias dimensiones le abrieron las puertas del reinado de los compactos, ahora, gracias a la versión HDI de 110 CV, que monta de serie el control de estabilidad, el modelo más de moda en la marca del león amplía sus dominios.

tres_dieselg.jpg
tres_dieselg.jpg

Al volante, el conductor se puede sentir como un rey: sus amplias dimensiones interiores se ven incrementadas por el inmenso parabrisas. La luna posterior mide 1,46 metros cuadrados, toda una pantalla de cine delante de nosotros para controlar la carretera. En caso de lluvia, un doble limpiaparabrisas cruzado se encarga de mantener limpio el cristal. Los asientos, con regulación lumbar y de altura, también están pensados para albergar a pasajeros de gran talla y presentan una larga banqueta. Como un toque de diseño, la pantalla que da información sobre el estado del coche, la hora o el equipo de sonido, se encuentra situada en la parte superior del salpicadero, incrustada junto a la luna; así, para consultarla, no hay que levantar la vista de la carretera.

Eso sí, el acabado desmerece un poco a lo que se puede esperar de un vehículo que supera los tres millones de pesetas y los materiales empleados tienen un pequeño tacto a plástico. En esta versión, la XS, el climatizador se paga aparte (51.580 pesetas), pero a cambio se montan las llantas de aleación de serie. En el siguiente nivel de acabado, el XT, el climatizador se incluye de fábrica, pero las llantas de aleación cuestan 86.521 pesetas. Según mediciones de la marca, con este propulsor, el Peugeot 307 precisa una media de 5,9 litros cada 100 kilómetros rodando a 105 km/h, es decir, que gastaremos 12 euros (cerca de 2.000 pesetas) en ir de Madrid a Haro (La Rioja) y sólo necesitaremos, cada 100 kilómetros, 0,4 litros de gasóleo más que viajando con el HDI de 90 CV.

Así, la diferencia de consumos es mínima y la monetaria, a nuestro parecer, poco significativa. En la versión de 110 CV (con carrocería de tres puertas y acabado XS), hay que pagar 269.000 pesetas más que en la de 90 CV y, como hemos dicho, también se incluye de serie el ESP.

El motor 2.0 HDI de 110 CV no se trata de ningún desconocido (es el mismo propulsor que montan modelos como el Citroën Xsara o el C5), pero, con su aplicación, el Peugeot 307 ha ganado muchos enteros.

Se trata del HDI más potente del 307, una gama compuesta también por el motor DW10 TD de 90 CV y el DV4 TD de 70 CV, este es el último propulsor, incorporado el pasado mes de noviembre, es el primero que desarrolla el Grupo PSA (Peugeot-Citroën) junto a Ford. Al volante, el conductor se puede sentir como un rey: sus amplias dimensiones interiores se ven incrementadas por el inmenso parabrisas. La luna posterior mide 1,46 metros cuadrados, toda una pantalla de cine delante de nosotros para controlar la carretera. En caso de lluvia, un doble limpiaparabrisas cruzado se encarga de mantener limpio el cristal. Los asientos, con regulación lumbar y de altura, también están pensados para albergar a pasajeros de gran talla y presentan una larga banqueta. Como un toque de diseño, la pantalla que da información sobre el estado del coche, la hora o el equipo de sonido, se encuentra situada en la parte superior del salpicadero, incrustada junto a la luna; así, para consultarla, no hay que levantar la vista de la carretera.

Eso sí, el acabado desmerece un poco a lo que se puede esperar de un vehículo que supera los tres millones de pesetas y los materiales empleados tienen un pequeño tacto a plástico. En esta versión, la XS, el climatizador se paga aparte (51.580 pesetas), pero a cambio se montan las llantas de aleación de serie. En el siguiente nivel de acabado, el XT, el climatizador se incluye de fábrica, pero las llantas de aleación cuestan 86.521 pesetas. Según mediciones de la marca, con este propulsor, el Peugeot 307 precisa una media de 5,9 litros cada 100 kilómetros rodando a 105 km/h, es decir, que gastaremos 12 euros (cerca de 2.000 pesetas) en ir de Madrid a Haro (La Rioja) y sólo necesitaremos, cada 100 kilómetros, 0,4 litros de gasóleo más que viajando con el HDI de 90 CV.

Así, la diferencia de consumos es mínima y la monetaria, a nuestro parecer, poco significativa. En la versión de 110 CV (con carrocería de tres puertas y acabado XS), hay que pagar 269.000 pesetas más que en la de 90 CV y, como hemos dicho, también se incluye de serie el ESP.

El motor 2.0 HDI de 110 CV no se trata de ningún desconocido (es el mismo propulsor que montan modelos como el Citroën Xsara o el C5), pero, con su aplicación, el Peugeot 307 ha ganado muchos enteros.

Se trata del HDI más potente del 307, una gama compuesta también por el motor DW10 TD de 90 CV y el DV4 TD de 70 CV, este es el último propulsor, incorporado el pasado mes de noviembre, es el primero que desarrolla el Grupo PSA (Peugeot-Citroën) junto a Ford. Al volante, el conductor se puede sentir como un rey: sus amplias dimensiones interiores se ven incrementadas por el inmenso parabrisas. La luna posterior mide 1,46 metros cuadrados, toda una pantalla de cine delante de nosotros para controlar la carretera. En caso de lluvia, un doble limpiaparabrisas cruzado se encarga de mantener limpio el cristal. Los asientos, con regulación lumbar y de altura, también están pensados para albergar a pasajeros de gran talla y presentan una larga banqueta. Como un toque de diseño, la pantalla que da información sobre el estado del coche, la hora o el equipo de sonido, se encuentra situada en la parte superior del salpicadero, incrustada junto a la luna; así, para consultarla, no hay que levantar la vista de la carretera.

Eso sí, el acabado desmerece un poco a lo que se puede esperar de un vehículo que supera los tres millones de pesetas y los materiales empleados tienen un pequeño tacto a plástico. En esta versión, la XS, el climatizador se paga aparte (51.580 pesetas), pero a cambio se montan las llantas de aleación de serie. En el siguiente nivel de acabado, el XT, el climatizador se incluye de fábrica, pero las llantas de aleación cuestan 86.521 pesetas. Según mediciones de la marca, con este propulsor, el Peugeot 307 precisa una media de 5,9 litros cada 100 kilómetros rodando a 105 km/h, es decir, que gastaremos 12 euros (cerca de 2.000 pesetas) en ir de Madrid a Haro (La Rioja) y sólo necesitaremos, cada 100 kilómetros, 0,4 litros de gasóleo más que viajando con el HDI de 90 CV.

Así, la diferencia de consumos es mínima y la monetaria, a nuestro parecer, poco significativa. En la versión de 110 CV (con carrocería de tres puertas y acabado XS), hay que pagar 269.000 pesetas más que en la de 90 CV y, como hemos dicho, también se incluye de serie el ESP.

El motor 2.0 HDI de 110 CV no se trata de ningún desconocido (es el mismo propulsor que montan modelos como el Citroën Xsara o el C5), pero, con su aplicación, el Peugeot 307 ha ganado muchos enteros.

Se trata del HDI más potente del 307, una gama compuesta también por el motor DW10 TD de 90 CV y el DV4 TD de 70 CV, este es el último propulsor, incorporado el pasado mes de noviembre, es el primero que desarrolla el Grupo PSA (Peugeot-Citroën) junto a Ford.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.