Contacto: Opel Corsa

La filosofía de coche económico del Corsa de toda la vida da paso en esta nueva generación a un producto que, sin perder esa virtud, ofrece además unas buenas características dinámicas y un brillante motor Diesel.

opelcorsag.jpg
opelcorsag.jpg

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas. La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort. Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja. Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

Los mejores vídeos