Contacto: Jeep Cherokee

Hace ya muchos años que el Jeep Cherokee pedía a gritos una renovación a fondo. Por fin ha llegado, con sus más y con sus menos.

cherokee2g.jpg
cherokee2g.jpg

En el apartado de la tracción total, el nuevo Cherokee incorpora alguna novedad que nos ha parecido muy positiva. Los sistemas empleados son el Command-Trac y Selec-Trac. El primero es para las versiones con caja de cambios manual y permite pasar de dos a cuatro ruedas motrices en marcha, siempre que se circule a menos de 90 km/h, mientras que para poner reductoras hay que hacerlo por debajo de 5 km/h.

El sistema Selec-Trac es más completo y con él se tienen hasta cinco posiciones de la palanca para conectar la tracción total: además de la posición N, 4L y 4H y 2H habituales en este tipo de vehículos, este mecanismo incorpora ahora la posibilidad de ponerla en una posición donde la tracción permanente se hace a tiempo parcial, es decir, como trabajan los TT sin reductora, o sea, que funcionan en tracción trasera y, cuando se detecta la diferencia de giro entre ejes, se empieza a repartir éste en función de la necesidad al eje delantero. Este sistema nos parece muy acertado, pues ahora se tiene la ventaja del sistema mecánico convencional, con el que aportan los automáticos más modernos. Por ejemplo, con este método no es necesario tener la tracción total conectada todo el tiempo en situaciones de asfalto deslizante, pues además la ausencia de diferencial central lo haría incompatible en asfalto. Eso sí, para que este método automático funcione, hace falta conectarlo previamente.

En su inminente comercialización, el Cherokee está disponible con tres motorizaciones, dos de gasolina y un turbodiésel. El primer peldaño de acceso al modelo es el motor de 2,4 litros con 150 CV, cuatro válvulas por cilindro y 215 Nm a 2.500 rpm (4.445.501 ptas); el segundo es el V6 de 3,7 litros, dos válvulas por cilindro y 210 CV con 312 Nm a 3.800 rpm, el más potente y caro de la gama (6.258.000 pesetas, en versión única, la Limited); y el tercero es el CRD, o turbodiésel de cuatro cilindros, 2,5 litros, 143 CV, cuatro válvulas por cilindro y 343 Nm a 2.000 rpm, sobre el que se concentrará la mayor parte de las ventas (4.914.000 ptas el Base).

En el apartado de la tracción total, el nuevo Cherokee incorpora alguna novedad que nos ha parecido muy positiva. Los sistemas empleados son el Command-Trac y Selec-Trac. El primero es para las versiones con caja de cambios manual y permite pasar de dos a cuatro ruedas motrices en marcha, siempre que se circule a menos de 90 km/h, mientras que para poner reductoras hay que hacerlo por debajo de 5 km/h.

El sistema Selec-Trac es más completo y con él se tienen hasta cinco posiciones de la palanca para conectar la tracción total: además de la posición N, 4L y 4H y 2H habituales en este tipo de vehículos, este mecanismo incorpora ahora la posibilidad de ponerla en una posición donde la tracción permanente se hace a tiempo parcial, es decir, como trabajan los TT sin reductora, o sea, que funcionan en tracción trasera y, cuando se detecta la diferencia de giro entre ejes, se empieza a repartir éste en función de la necesidad al eje delantero. Este sistema nos parece muy acertado, pues ahora se tiene la ventaja del sistema mecánico convencional, con el que aportan los automáticos más modernos. Por ejemplo, con este método no es necesario tener la tracción total conectada todo el tiempo en situaciones de asfalto deslizante, pues además la ausencia de diferencial central lo haría incompatible en asfalto. Eso sí, para que este método automático funcione, hace falta conectarlo previamente.

En su inminente comercialización, el Cherokee está disponible con tres motorizaciones, dos de gasolina y un turbodiésel. El primer peldaño de acceso al modelo es el motor de 2,4 litros con 150 CV, cuatro válvulas por cilindro y 215 Nm a 2.500 rpm (4.445.501 ptas); el segundo es el V6 de 3,7 litros, dos válvulas por cilindro y 210 CV con 312 Nm a 3.800 rpm, el más potente y caro de la gama (6.258.000 pesetas, en versión única, la Limited); y el tercero es el CRD, o turbodiésel de cuatro cilindros, 2,5 litros, 143 CV, cuatro válvulas por cilindro y 343 Nm a 2.000 rpm, sobre el que se concentrará la mayor parte de las ventas (4.914.000 ptas el Base).

En el apartado de la tracción total, el nuevo Cherokee incorpora alguna novedad que nos ha parecido muy positiva. Los sistemas empleados son el Command-Trac y Selec-Trac. El primero es para las versiones con caja de cambios manual y permite pasar de dos a cuatro ruedas motrices en marcha, siempre que se circule a menos de 90 km/h, mientras que para poner reductoras hay que hacerlo por debajo de 5 km/h.

El sistema Selec-Trac es más completo y con él se tienen hasta cinco posiciones de la palanca para conectar la tracción total: además de la posición N, 4L y 4H y 2H habituales en este tipo de vehículos, este mecanismo incorpora ahora la posibilidad de ponerla en una posición donde la tracción permanente se hace a tiempo parcial, es decir, como trabajan los TT sin reductora, o sea, que funcionan en tracción trasera y, cuando se detecta la diferencia de giro entre ejes, se empieza a repartir éste en función de la necesidad al eje delantero. Este sistema nos parece muy acertado, pues ahora se tiene la ventaja del sistema mecánico convencional, con el que aportan los automáticos más modernos. Por ejemplo, con este método no es necesario tener la tracción total conectada todo el tiempo en situaciones de asfalto deslizante, pues además la ausencia de diferencial central lo haría incompatible en asfalto. Eso sí, para que este método automático funcione, hace falta conectarlo previamente.

En su inminente comercialización, el Cherokee está disponible con tres motorizaciones, dos de gasolina y un turbodiésel. El primer peldaño de acceso al modelo es el motor de 2,4 litros con 150 CV, cuatro válvulas por cilindro y 215 Nm a 2.500 rpm (4.445.501 ptas); el segundo es el V6 de 3,7 litros, dos válvulas por cilindro y 210 CV con 312 Nm a 3.800 rpm, el más potente y caro de la gama (6.258.000 pesetas, en versión única, la Limited); y el tercero es el CRD, o turbodiésel de cuatro cilindros, 2,5 litros, 143 CV, cuatro válvulas por cilindro y 343 Nm a 2.000 rpm, sobre el que se concentrará la mayor parte de las ventas (4.914.000 ptas el Base).

En el apartado de la tracción total, el nuevo Cherokee incorpora alguna novedad que nos ha parecido muy positiva. Los sistemas empleados son el Command-Trac y Selec-Trac. El primero es para las versiones con caja de cambios manual y permite pasar de dos a cuatro ruedas motrices en marcha, siempre que se circule a menos de 90 km/h, mientras que para poner reductoras hay que hacerlo por debajo de 5 km/h.

El sistema Selec-Trac es más completo y con él se tienen hasta cinco posiciones de la palanca para conectar la tracción total: además de la posición N, 4L y 4H y 2H habituales en este tipo de vehículos, este mecanismo incorpora ahora la posibilidad de ponerla en una posición donde la tracción permanente se hace a tiempo parcial, es decir, como trabajan los TT sin reductora, o sea, que funcionan en tracción trasera y, cuando se detecta la diferencia de giro entre ejes, se empieza a repartir éste en función de la necesidad al eje delantero. Este sistema nos parece muy acertado, pues ahora se tiene la ventaja del sistema mecánico convencional, con el que aportan los automáticos más modernos. Por ejemplo, con este método no es necesario tener la tracción total conectada todo el tiempo en situaciones de asfalto deslizante, pues además la ausencia de diferencial central lo haría incompatible en asfalto. Eso sí, para que este método automático funcione, hace falta conectarlo previamente.

En su inminente comercialización, el Cherokee está disponible con tres motorizaciones, dos de gasolina y un turbodiésel. El primer peldaño de acceso al modelo es el motor de 2,4 litros con 150 CV, cuatro válvulas por cilindro y 215 Nm a 2.500 rpm (4.445.501 ptas); el segundo es el V6 de 3,7 litros, dos válvulas por cilindro y 210 CV con 312 Nm a 3.800 rpm, el más potente y caro de la gama (6.258.000 pesetas, en versión única, la Limited); y el tercero es el CRD, o turbodiésel de cuatro cilindros, 2,5 litros, 143 CV, cuatro válvulas por cilindro y 343 Nm a 2.000 rpm, sobre el que se concentrará la mayor parte de las ventas (4.914.000 ptas el Base).