Contacto: Honda CR-V 2002

Honda le ha dado un necesario lavado de cara a su CR-V. Aparte de las modificaciones estéticas, el todo terreno recreacional japonés ha recibido un nuevo y moderno propulsor que rinde 150 CV (antes 147 CV). Gracias a ello, mejora sus prestaciones y comodidad de marcha, aunque sus actitudes off road siguen siendo escasas.

crv_barridog.jpg
crv_barridog.jpg

El interior recibe también un rediseño siguiendo las directrices del Civic. Los mandos son agradables al tacto y se manejan con bastante facilidad. La inclusión de aluminio en los bordes de la consola central le da un poco de alegría a un salpicadero algo sobrio. En contra de la tendencia última de Honda de colocar la palanca de cambios en el salpicadero, esta se trunca en el CR-V, ya que el todo terreno mantiene la palanca de cambios en la que, hasta el momento, ha sido la posición tradicional en el mundo del automóvil. Lo que sí varía de situación, por otra parte, es el freno de mano, que se coloca en forma de "joystick" a la izquierda de la consola central. Con esto, Honda deja libre el espacio entre los asientos delanteros, que puede ser ocupado por una mesa plegable con los inevitables huecos para bebidas, que se complementan con los innumerables que ya posee este todo terreno (en puertas delanteras y traseras, tras el asiento del acompañante, sobre la guantera, junto al parasol, etc).

Una vez puestos al volante, nos damos cuenta que más que en un todo terreno nos encontramos ante un turismo de carrocería elevada que hace alguna concesión a la conducción off road, aunque no demasiada. El CR-V se comporta bien en asfalto, es rápido y gracias a una dirección precisa y un motor de desarrollos cortos, ofrece un comportamiento y prestaciones notables para viajes por autovías y autopistas. Las zonas con curvas no se le atragantan, aunque su altura y su marcado carácter subvirador le penalizan. En pistas y terrenos bacheados, su comportamiento es aceptable. Teniendo cuidado en terrenos de arenilla, donde se pierde algo de contacto con ek suelo del eje trasero, y asumiendo que nos encontramos ante un tracción delantera, no tenemos que tener ningún problema en discurrir por este tipo de superficies. Honda señala que el CR-V posee un sistema de tracción 4x4 inteligente a tiempo real (DPS) que permite desplazar parte de la tracción (hasta un 70 por ciento) que ofrecen las ruedas delanteras (las que a priori “tiran" de este vehículo) al tren trasero. Personalmente, el funcionamiento de este sistema nos ha decepcionado ya que actúa de forma lenta por lo que se producen pérdidas de tracción. Un posterior análisis cuando contemos con la unidad de pruebas nos deberá confirmar o hacer cambiar esta opinión.

El equipamiento de serie del nuevo CR-V, que se vende en versión manual y automática con un solo nivel de equipamiento (ES), es bastante completo e incluye, entre otros, sistema de frenado ABS con repartidor electrónico de frenada EBD, airbags frontales y laterales, climatizador, techo solar, llantas de aleación de 15 “ y radio con CD. Aparte de esto, se ofrece como opción estrella un navegador con DVD por 3.594 euros (597.991 pesetas) y una serie de “packs" cuyos precios están entre 615 (102.327 pesetas) y 955 euros (165.554 ptas).

En cuanto a las ventas, Honda ha previsto vender unas 1.000 unidades en este primer año de venta de la nueva generación del CR-V. Unas cifras que de seguro se incrementarán cuando Honda se decida a colocar una motorización alimentada por gasóleo en este “todo caminos". Según la propia marca, aún se desconoce cuando se hará esto, aunque se tratará de un motor Diesel cien por cien Honda y que estrenará el Accord.