Contacto: Audi A2 1.6 FSI

Audi presenta una interesante novedad en la parte baja de su gama. Se trata del A2 1.6 FSI, el primer Audi de serie con motor de inyección directa de gasolina. Esta tecnología, denominada FSI, fue estrenada en su día por el Volkswagen Lupo y, según ha prometido la dirección del grupo, pronto estará implantada en todos sus coches. Con esta mecánica, el A2 gana en musculatura y en respeto por el medio ambiente.

Contacto: Audi A2 1.6 FSI
Contacto: Audi A2 1.6 FSI

Ya hemos visto cómo, gracias al FSI, Audi logra apuntalar el argumento del ahorro de combustible. Para dar consistencia al argumento de la deportividad, la firma alemana ha seguido otros caminos. El A2 que llega no es tan igual a sus hermanos pequeños como podría parecer a simple vista. Va calzado con llantas de 15 pulgadas (en Alemania las hay hasta de 17, como en la unidad probada en este contacto) y se le ha dotado de un frontal distinto y un alerón trasero mayor. Pero, con ser estos cambios importantes, lo que le confiere el tono deportivo es la nueva suspensión. Los ingenieros de Audi han trabajado sobre todo en la amortiguación y los tarados generales de suspensión. En el primer caso, se han montado muelles con algo más de recorrido, con lo que el coche, aunque rebota un poco cuando el terreno no es muy liso, resulta algo más confortable. En el segundo caso se ha endurecido bastante el conjunto, de forma que la carrocería ya no “baila" tanto y el A2 se muestra mucho más aplomado y estable. Conjugando el motor FSI y esta nueva configuración de bastidor, tenemos un coche que se mueve con mucha agilidad. El propulsor tiene muy buena respuesta en la parte baja del cuentavueltas y, después, se estira sin problemas hasta sobrepasar las 6.000 vueltas. Su momento de gracia está entre las 4.000 y las 5.000, justo donde entrega el par máximo y donde más se nota su empuje. Se combina con un cambio de cinco relaciones que, además de buen tacto, ofrece desarrollos bastante apropiados, sobre todo en la tercera y la cuarta velocidad, que permiten circular en una banda de motor muy ancha y se adaptan con facilidad a cualquier cambio de ritmo, con buenas recuperaciones.Es una máquina, en definitiva, bastante elástica y progresiva. Sin embargo, resulta muy ruidosa, demasiado cuando se viaja a velocidades elevadas. Y el A2 puede hacerlo: alcanza una punta de 202 km/h y hace el 0-100 en 9,2 segundos. Sin embargo, por las especiales características de la tecnología FSI, además de por sus dimensiones y formato, este A2 está pensado para la ciudad. Musculado, sí, pero ciudadano. En el tráfico de las ciudades, donde las velocidades nunca son muy altas, la mezcla pobre nos proporcionará verdaderas alegrías en ahorro y buenas prestaciones. En este sentido, el Lupo lleva una caja de cambios secuencial con una función económica que optimiza el rendimiento del FSI. La caja manual del A2 no afina tanto.

Presentado como una referencia para los rivales , el A2 FSI llegará a España en junio. Estará disponible en un acabado y costará 19.000 euros.