Conduciendo bajo la lluvia

Aquaplaning, “efecto spray"... ¿Sabes conducir bajo la lluvia? Los dibujos de los neumáticos, el parabrisas, los frenos... ¿Tienes tu coche a punto para lo que se avecina? Grandes charcos, riadas, tormentas eléctricas... Capea de la forma más segura el temporal.

Conduciendo bajo la lluvia
Conduciendo bajo la lluvia

Extrema la precaución. Las riadas son más traicioneras de lo que puedas pensar. Si estás al volante, sigue estos consejos que te da la DGT: Evita conducir de noche. Si te ves obligado a conducir por una zona anegada por el agua, conduce lentamente y en primera marcha para evitar que el motor se moje y se pare y quedes atrapado en alguna corriente de agua.
· Infórmate de la meteorología a través de la radio.
· Revisa periódicamente los frenos, ya que no funcionan bien cuando los discos y tambores están empapados.
· No cruces con el coche tramos inundados y puentes ocultos por el agua aunque conozcas perfectamente el trazado.
· Presta atención al estado de la vía y del asfalto, ya que hay riesgo de socavones y objetos en la carretera: cuidado con los cables de corriente eléctrica.
· Dirígite siempre a los puntos más elevados que visualices en el camino.
· Mantente alejado de muros y verjas, porque podrían derrumbarse.
· Si el motor se para y no vuelve a arrancar, pon las luces de emergencia.
· Si el agua alcanza el eje del vehículo o llega más allá de la altura de las rodillas, sal inmediatamente de él. Trata de salir por una puerta o una ventana mientras el coche aún flota. Si el coche se hunde por el morro, hazlo por la ventana trasera, rompiéndola (utiliza un objeto contundente).
Si empieza a entrar agua, la puerta del coche no se podrá abrir hasta que la presión del agua no sea la misma en el interior que en el exterior; es decir, cuando el coche esté casi totalmente inundado. En ese momento, inspira profundamente y abre la puerta.Fuente: www.consumer.es

No temas por los rayos. El coche es un lugar seguro: si nos cae un rayo encima, éste va a buscar la forma más rápida de llegar hasta el suelo.

La electricidad se transmitirá desde la carrocería hasta los neumáticos que, aunque son de caucho, tienen unos nervios metálicos y, al estar mojados, se convierten en conductores de la electricidad.

Ante una tormenta eléctrica, cierra las ventanillas, baja la antena de la radio y apágala para evitar que se estropé.