Cómo reducir un 50 por ciento los muertos

Abrocharse el cinturón es abrocharse a la vida. No es poesía, es la realidad. Durante el pasado Puente de Todos los Santos, 41 personas dejaron su vida en las carreteras; una vez más, se ha constado que la mitad de ellos no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Cómo reducir un 50 por ciento los muertos
Cómo reducir un 50 por ciento los muertos

Llevar abrochado el cinturón de seguridad no siempre es garantía para salir vivo de un siniestro de tráfico. Cierto. Sin embargo, está comprobado que reduce las posibilidades de fallecer a la mitad. Escalofriante, pero verdad. Durante el pasado año, los conductores que murieron en nuestras carreteras con el cinturón abrochado fueron apenas el 2,5 por ciento del total. En el Puente de Todos los Santos, la mitad de los conductores (¡sólo conductores!, no pasajeros) que fallecieron en el asfalto no llevaba puesto el cinturón de seguridad. En los días festivos pasados han perdido la vida en nuestras carreteras ocho personas menos que en el mismo Puente de 2004. Sin embargo, los heridos graves han sido más (48 frente a 32). El descenso en el número de muertos en general ha sido de 16 puntos respecto al pasado año. En 2002 y 2003 se consiguieron datos similares (40 muertos en 2002 y 42 en 2003), pero el repunte de los heridos graves es preocupante. Casi la mitad de los siniestros se ha producido por culpa de una velocidad inadecuada, poniendo de manifiesto una vez más las insuficientes medidas de la Dirección General de Tráfico en esta materia. Mientras que la DGT se empeña en multar a los conductores que circulan con exceso de velocidad, nadie se preocupa de hacerlo con aquellos que lo hacen a velocidades inadecuadas.

Y, claro, resulta que la velocidad inadecuada es mucho más complicada de medir, porque entran en ella factores subjetivos, como el estado del conductor y/o del coche, la climatología o la conservación de las vías. Las comunidades autónomas que más accidentes han registrado han sido las de Andalucía y Castilla La Mancha (tránsito o destino de la mayoría de las salidas realizadas desde la capital española). En Asturias, Baleares, Cantabria, Extremadura y La Rioja no hay que lamentar siniestros mortales.
Por si los datos y las estadísticas no fueran suficientes para asegurar que abrocharse el cinturón de seguridad salva vidas y es necesario, hay que señalar que no llevar puesto este sistema de retención también reduce las indemnizaciones en caso de siniestro. Es como si voluntariamente hubiéramos “buscado" más daños al no llevar el cinturón y, realmente, así es. Como reza el eslogan de la Dirección General de Tráfico: No podemos abrocharnos el cinturón por ti, pero desde Terra Autopista sí podemos pedirte encarecidamente que lo lleves. No lo olvides: ni en los asientos delanteros, ni en los traseros. Y, si llevas niños, siéntalos con el sistema de retención adecuado: sillitas, cojines elevadores…