Comienzan las obras en la M-30

Más embotellamientos, maquinaria pesada, zanjas… Las primeras obras en la M-30 comenzarán el próximo lunes y, aunque sus efectos no se notarán –según afirma la gestora de los trabajos- hasta octubre, los conductores ya temen el “calvario" que supondrá el paso por los nueve puntos en los que empezarán las actuaciones.

Las obras en la M-30 comenzarán el próximo lunes con las primeras desviaciones de canalizaciones. De momento, sólo habrá actuaciones en 9 de los 21 tramos que conforman el proyecto estrella de Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid.Los trabajos empiezan con retraso, pues, según Manuel Arnaiz, gerente de Madrid Calle 30 (empresa municipal creada para gestionar las obras), las actuaciones deberían haberse iniciado en junio. Por fin, la semana que viene se pondrán en marcha tareas en nueve tramos, cuyas “heridas" se irán cerrando entre noviembre de 2005 y la primavera de 2006.Arnaiz asegura que, en esta primera fase, el tráfico no se verá afectado, ya que será el momento de instalar las casetas de obra o de actuar en las vías de servicio. Pero esta situación durará poco: el 15 de octubre se producirán los primeros desvíos de la circulación. Será entonces cuando, con las obras en Cuatro Caminos y en Atocha aún en marcha, el tráfico se vea seriamente perjudicado.Los tramos afectados por estos primeros trabajos estarán localizados en Puerta de Hierro, la avenida de la Ilustración, la estación de Chamartín, el nudo de Costa Rica, la conexión con la A-2 (carretera de Barcelona), la calle O´Donell, el enlace con la A-3 (carretera de Valencia) y en la conexión con el paseo de Santa María de la Cabeza. Aún quedan pendientes varias actuaciones, pero habrá que esperar a los permisos de Patrimonio Nacional para trabajar en las Terrazas del Manzanares –zona de máxima protección paleontológica- y en el puente de Toledo, un área de gran valor arquitectónico. Estas autorizaciones podrían llegar en los próximos días.Entre las empresas que acometerán estas obras (que suponen un montante de 1.080 millones de euros, un 5,2 por ciento menos sobre lo licitado), se encuentran algunas de las constructoras más importantes de España, como OHL, Sacyr, Necso, Ferrovial, Dragados o FCC. Precisamente, las cuatro últimas (agrupadas en dos UTE, uniones temporales) se encargarán de construir los dos tramos más complejos y más caros de la vía. Se trata de dos túneles, uno en cada sentido, del “bypass sur" que evitarán el paso del nudo por la A-4 (carretera de Andalucía). Estas actuaciones se llevarán casi un 69 por ciento del presupuesto total adjudicado para las obras y finalizarán semanas antes de las elecciones municipales de 2007.En la M-30, se producen 600 accidentes de tráfico al año, con un promedio de 8 fallecidos. El objetivo del Gobierno municipal del PP es reducir estas cifras un 34 por ciento. Además, cuando las obras hayan finalizado, los conductores se ahorrarán 2,5 millones de litros de carburante anuales y 708 horas de viaje en los próximos 30 años, según defiende el equipo de Gallardón. Por otra parte, la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid ha aprobado la construcción de un nuevo túnel en Príncipe Pío, que resolverá los problemas de tráfico que genere el nuevo centro comercial, situado en el antiguo edificio de la estación ferroviaria.La capital sufrirá una nueva transformación en sus accesos: a las radiales de peaje existentes podría sumarse una más, que aliviaría el tráfico en la A-I (carretera de Burgos). La presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha solicitado al Ministerio de Fomento la construcción de una radial alternativa a esta vía, similar a las cuatro que ya existen en Madrid.

Según Aguirre, “el colapso en la N-I está apunto de producirse; ya existen enormes problemas de fluidez. Por ello, necesitamos una radial, sea de peaje o no", ha añadido.

También el consejero de Transportes, Francisco Granados, ha trasladado a la secretaría de Estado de Infraestructuras el interés de contar con esta quinta vía, que recibiría el nombre de Radial 1. Hasta el momento, la Comunidad posee cuatro radiales, gestionadas por cuatro consorcios privados, que regulan el tráfico de acceso a la capital por Guadalajara, Ocaña, Arganda de Rey y Navalcarnero. Las últimas modificaciones normativas aprobadas por el Ayuntamiento de Madrid han supuesto un incremento en las sanciones que se aplican en determinados campos. Sin embargo, no ha ocurrido lo mismo con las infracciones de tráfico, pues su cuadro de multas permanece igual desde 1998, excepto los cambios que se realizaron al pasar de la peseta al euro.

Esto provoca situaciones curiosas: tocar el claxon en la calle acarreará una sanción de hasta 600 euros, mientras que conducir de forma temeraria tiene una multa de 302 euros. Ante estos desequilibrios, el concejal de Seguridad, Pedro Calvo, ha anunciado que estudiará el cuadro de multas para adecuar las sanciones a las infracciones, recoge el diario “ABC". Además, las multas se cobrarán más rápido, gracias al nuevo sistema que emplearán los agentes de movilidad. A lo largo del último trimestre del año, cuando estén en la calle la mayoría de los 700 agentes de tráfico, se utilizará un nuevo equipo informático que permitirá transmitir los datos de una infracción al instante, ahorrando una demora de una semana. El dispositivo –similar a un PDA- puede tramitar una multa o activar el servicio de grúa.

Los mejores vídeos