Comarth Xtamy

Cuando a uno le hablan de un roadster descapotable de aspecto deportivo, futurista y dotada de un motor de 122 CV, inmediatamente piensa en algún nuevo producto inglés o, a lo mejor, alemán. También podría ser italiano. Pero no, es español y de Murcia. Es el Comarth Xtamy.

El Xtamy es el último producto comercial de Comarth, una pequeña y artesanal empresa de Murcia que se ha especializado en fabricar coches súper- exclusivos.

El nuevo vástago de esta peculiar familia es un original biplaza de 3,6 metros de largo, 1,79 metros de ancho y una altura de 1,1 metros. El coche se mueve gracias a un motor 1.6 litros y 122 CV de origen Ford. Con su poco peso, hacia los 1.000 kilos, y este motor, el Xtamy se basta y se sobra para superar los 200 km/h y para marcar un 0-100 km/h de 7,5 segundos, una cifra muy interesante. Se ha previsto también una versión 2.0 que llegará a los 160 CV y que ofrecerá una aceleración de sólo 5,5 segundos en el 0-100. Pero el verdadero atractivo del coche es su espíritu deportivo, plamado perfectamente en su estética radical, lleno de protuberancias y “músculos". También le delatan las llantas de 18 pulgadas, los asientos Sparco tipo “bacquet", el volante de competición… Pero, sobre todo, este espíritu se debe a un bastidor pensado para divertirse enlazando curvas.

La plataforma es la misma que llevaba el prototipo S1 X-Oly, un coche que se presentó en el Salón del Automóvil de París de 2002 y que ha sido el punto de partida para lograr este producto terminado y comercializable. Además, en Comarth han puesto a punto una versión denominada Xtamy Racing, que llevará un motor Ford de 250 CV y que se inscribirá en el campeonato de España de Gran Turismo de 2004.La empresa murciana se puso en marcha en 1999 como una apuesta personal de José Antonio Martínez Marín. En otoño de 2000 tenía ya un chasis definido y una carrocería que daría lugar al coche que fue a París. Cuatro prototipos fueron los encargados de dar a conocer esta aventura a la sociedad.

Ahora se lanza esta primera línea comercial que ya está a la venta. El coche de serie cuesta 30.000 euros y en las opciones se incluyen el ABS, la tapicería de piel y el airbag.