Los coches más famosos de la gran pantalla

La trascendencia del automóvil va más allá del puro hecho de su comercialización, y basta ver cómo algunos llegan a acaparar un poquito de la historia convirtiéndose en iconos de la gran pantalla.

Samuel Ramos.

Los coches más famosos de la gran pantalla. Foto: Pixabay.
Los coches más famosos de la gran pantalla. Foto: Pixabay.

No es extraño que los ejecutivos del cine se devanen los sesos a la hora de elegir un coche para aparecer en determinadas cintas. Tanto si el argumento gira a su alrededor como si no, en algunas ocasiones influyen de modo determinante para convertir una película en legendaria. Aquí vamos a recordar algunos de esos casos.

Aston Martin DBS en ‘Casino Royale’

Un automóvil tan bonito como el Aston Martin DBS fue el elegido para ejercer como montura del James Bond encarnado por Daniel Craig en la vigésima entrega de la saga del agente 007.

Un espectacular auto que combina a la perfección con unos escenarios de rodaje a la altura del Atlantis Paradise Island de Bahamas, reconocido como uno de los más grandes complejos hoteleros del planeta y templo mundial del ocio. Con un casino de referencia, tanto para los turistas apasionados de los populares juegos de máquinas tragamonedas, como para los profesionales que demandan las mesas más altas de póker.

Con un motor V12, este coche alcanza los 307 km/h y tiene una aceleración de 0 a 100 Km/h en 4,3 segundos. En el film hay una famosa escena en la que el auto sufre un accidente y da hasta 7 vueltas de campana, lo que en su momento supuso un récord cinematográfico. Para esta secuencia se utilizó un Aston Martin DB9 modificado con el fin de resistir los impactos y que pareciese el original de Bond.

Video: YouTube 

DeLorean DMC-12 en ‘Regreso al futuro’

Cuando un automóvil espectacular de por sí se convierte en una máquina del tiempo sobran las palabras. Eso es justo lo que sucedía con el tuneado DeLorean DMC-12 y en el que viajaba de aquella forma tan particular Marty McFly.

La película de 1985 aportó tal popularidad a este auto que el propio John DeLorean, creador del modelo, envió una carta de agradecimiento a los responsables del film, Robert Zemeckis (guionista y director) y Bob Gale (guionista y productor).

De aquel inolvidable DeLorean V6 de 2,85 litros de cilindrada y 150 CV se conservan aún tres ejemplares de los utilizados en la filmación. Uno de ellos fue subastado en 2011 por 423.788$ y los otros dos se encuentran en poder de Universal Studios. Eso sí, se pueden encontrar algunas replicas prácticamente idénticas por medio mundo.

Video: YouTube / Momento Escena

Ford Torino en ‘Gran Torino’

El Ford Torino de 1972 que conduce el cascarrabias y veterano de guerra Walt Kowalski por las calles de Highland Park tenía tal relevancia que dio título al film dirigido y protagonizado por Clint Eastwood.

Es uno de los coches más icónicos de las filmografías si tenemos en cuenta que antes de la mencionada cinta, este modelo de Ford ya se había ganado una gran popularidad con su estampa roja atravesada por una línea blanca en la mítica serie de los años 70 ‘Starsky y Hutch’. Posteriormente volvería a la gran pantalla en ‘Fast &Furious’.

Se trata de uno de los modelos de auto más buscado por los coleccionistas, que actualmente llegan a pagar entre 40.000 y 50.000 dólares por una de sus unidades. El propio Clint Eastwood lo adquirió tras terminar el film.

Video: YouTube / Luis Alvarado

Plymouth Fury en ‘Christine’

Algunos autos en el cine también han llegado a sembrar el terror. Ese ha sido el caso del Plymouth Fury de 1958 de nombre Christine, que conduce Arnie’ Cunningham durante el inquietante film de John Carpenter basado en la popular novela del mismo nombre de Stephen King.

Se trataba de un modelo de gran tamaño del que tan solo se fabricaron unos 5.000 ejemplares y en el que destacaban en la parte posterior unos alerones que le daban una sensación aún más imponente.

Lo limitado de su producción, sumado a su antigüedad y la popularidad que adquirió tras la película, hizo que este modelo fabricado por Chrysler se haya convertido en objeto de deseo por parte de los coleccionistas. Durante el rodaje de este film en el que el coche poseía a su dueño se llegaron a destruir hasta 15 unidades del Plymouth Fury, algo que llegó a molestar de verdad a quienes sienten auténtica devoción por este auto.

Video: YouTube