Cien años de Skoda Motorsport

El año 2001 significa mucho para Skoda, ya que se cumple el centenario de esta marca como participante en distintas competiciones automovilísticas.

En 1906, Skoda ya había comenzado a producir coches y abandonó la competición sobre dos ruedas, consiguiendo varias victorias con un automóvil Laurin & Klement. Al año siguiente, un ingeniero llamado Otto Hieronimus se unió a la empresa como jefe de diseño y comenzó a competir, llevando un L&K FCC de 16 CV hasta el quinto lugar en la prueba San Petersburgo-Moscú de 1908. Este hecho produjo un gran revuelo entre los demás participantes, pues había terminado por delante de vehículos más potentes. La firma de Bohemia siguió participando en diversas carreras hasta 1925, fecha en la que Skoda adquirió L&K. La "nueva" empresa era conocida por sus actividades de ingeniería y había fabricado limusinas de la compañía Hispano-Suiza bajo licencia antes de comprar Laurin & Klement. Una vez cerrado el acuerdo, Skoda se dedicó principalmente a la investigación en la fábrica de Mladá Boleslav, centrándose en la producción de coches y dejando a un lado las actividades deportivas. La marca checa no volvió a la competición hasta 1933, cuando participó en las 1.000 Millas de Checoslovaquia (prueba inspirada en las Mille Miglia italianas). Skoda inscribió tres 637 de seis cilindros en esta carrera, que consiguieron el segundo, tercer y cuarto puesto.Pero los rallies seguían siendo su objetivo, por lo que en 1936 la firma de la flecha alada participó en el prestigioso Rally de Montecarlo con una versión deportiva del turismo Skoda Popular, que consiguió el segundo escalón del podio en la categoría de 1.500 cc. El buen rendimiento que este vehículo desarrolló en la prueba animó a la empresa a construir una versión del Popular especialmente para los usuarios, denominada Sports 71.