Chrysler 300C

El buque insignia de Chrysler es el 300C, una berlina de inspiración genuinamente americana que ahora recibe un corazón puramente europeo, un poderoso V6 Diesel de tres litros producido por Mercedes. La combinación sorprende por lo bien que se conjugan ambas filosofías, tanto en la variante sedán como en la carrocería Touring familiar.

Chrysler 300C
Chrysler 300C

Y no sólo es rival por sus aristocráticas maneras en la carretera, sino también, y sobre todo, por un habitáculo magnífico, bien rematado y mejor equipado. Si la imagen exterior ya sorprende por su empaque y su prestancia, la apariencia interior apabulla. Es en el habitáculo donde se comprende del todo cuál es la propuesta de Chrysler, una berlina de gama alta, rozando el nivel de las berlinas de representación.

Y es que la firma americana no ha escatimado detalles: madera, cuero, cromados… Sólo algunos plásticos del salpicadero se quedan algo cortos en calidad. Lo que resulta irreprochable es el acabado, que da la medida de lo que es capaz de hacer esta marca cuando se habla de lujo y de buena factura. La habitabilidad, además, resulta ejemplar: con 4,99 metros de longitud y 3,04 metros de batalla, el 300C dispone de un habitáculo gigantesco. El espacio sobra por donde quiera que se mire, incluyendo en el maletero, donde hay un impresionante mínimo de 504 litros de capacidad. Si hablamos del Touring, las cifras se disparan: 630 litros de mínima y, con los asientos plegados, un gigantesco compartimento de 1.602 litros. Cabe de todo.Por cierto, que el Touring, a pesar de llevar la carrocería más grande, disfruta de una línea estética todavía más deportiva que la del sedán, llena de curvas y tensiones realmente atractivas. El peso del familiar es muy poco más que el del sedán (1.955 kg frente a 1.928), con lo que no hay interferencias en la dinámica.En Chrylser definen este interior con la expresión “lujo inteligente", que trata de resumir la combinación de refinamiento, tecnología punta y buen hacer que se da en el habitáculo.Esta combinación tiene en el equipamiento uno de sus puntales y demuestra el esfuerzo que ha hecho Chrysler para rellenar de equipamiento su coche sin que el precio base (algo más de 39.000 euros) se resienta.Así, la dotación serie de esta berlina se compone de programa electrónico de estabilidad (ESP), el control de tracción, cuatro frenos de disco con ABS y asistencia a las frenadas de emergencia, airbags de cortina delanteros y traseros, faros de xenón, lavafaros de alta presión, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, asistencia al aparcamiento, alarma antirrobo e inmovilizador sentry key las ya citadas llantas de 18 pulgadas para los neumáticos Pirelli 225/60 R18.
Con la apuesta decidida por los motores Diesel, Chrysler anuncia que “empieza una nueva partida". Según su director general en España, Fedor Artiles, la llegada del PT Cruiser 2.2 CRD y del 300C 3.0 V6 CRD no es más que el pistoletazo de salida para una carrera tecnológica que igualará las ofertas Diesel de Chrysler a las del resto del mercado.

Así, en los próximos meses, Chrysler ofrecerá versiones de gasóleo de todos sus modelos, una estrategia que, de aquí a 2008, debería provocar que las ventas de la marca americana se duplicasen en España. En este sentido, Artiles hace hincapié en señalar que estos motores Diesel no serán máquinas anticuadas, sino que serán los mismos motores que está utilizando ahora mismo Mercedes-Benz en sus coches.

Tras esta primera entrega de novedades Diesel, el grupo traerá a nuestro país un verdadero aluvión de coches. En noviembre llegará el revisado PT Cruiser Cabrio; en marzo, los 300C SRT 8 y Grand Cherokee Overland; en mayo, el Jeep Commander; en junio, el Dodge Caliber; en julio, el Grand Cherokee SRT 8 y, por último, en noviembre de 2006, dentro de un año, el Jeep Compass.

De esta forma, en 2007 Chrysler dispondrá de un total de 21 modelos diferentes (combinado carrocerías), de los que 17 serán Diesel. Y no sólo es rival por sus aristocráticas maneras en la carretera, sino también, y sobre todo, por un habitáculo magnífico, bien rematado y mejor equipado. Si la imagen exterior ya sorprende por su empaque y su prestancia, la apariencia interior apabulla. Es en el habitáculo donde se comprende del todo cuál es la propuesta de Chrysler, una berlina de gama alta, rozando el nivel de las berlinas de representación.

Y es que la firma americana no ha escatimado detalles: madera, cuero, cromados… Sólo algunos plásticos del salpicadero se quedan algo cortos en calidad. Lo que resulta irreprochable es el acabado, que da la medida de lo que es capaz de hacer esta marca cuando se habla de lujo y de buena factura. La habitabilidad, además, resulta ejemplar: con 4,99 metros de longitud y 3,04 metros de batalla, el 300C dispone de un habitáculo gigantesco. El espacio sobra por donde quiera que se mire, incluyendo en el maletero, donde hay un impresionante mínimo de 504 litros de capacidad. Si hablamos del Touring, las cifras se disparan: 630 litros de mínima y, con los asientos plegados, un gigantesco compartimento de 1.602 litros. Cabe de todo.Por cierto, que el Touring, a pesar de llevar la carrocería más grande, disfruta de una línea estética todavía más deportiva que la del sedán, llena de curvas y tensiones realmente atractivas. El peso del familiar es muy poco más que el del sedán (1.955 kg frente a 1.928), con lo que no hay interferencias en la dinámica.En Chrylser definen este interior con la expresión “lujo inteligente", que trata de resumir la combinación de refinamiento, tecnología punta y buen hacer que se da en el habitáculo.Esta combinación tiene en el equipamiento uno de sus puntales y demuestra el esfuerzo que ha hecho Chrysler para rellenar de equipamiento su coche sin que el precio base (algo más de 39.000 euros) se resienta.Así, la dotación serie de esta berlina se compone de programa electrónico de estabilidad (ESP), el control de tracción, cuatro frenos de disco con ABS y asistencia a las frenadas de emergencia, airbags de cortina delanteros y traseros, faros de xenón, lavafaros de alta presión, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, asistencia al aparcamiento, alarma antirrobo e inmovilizador sentry key las ya citadas llantas de 18 pulgadas para los neumáticos Pirelli 225/60 R18.
Con la apuesta decidida por los motores Diesel, Chrysler anuncia que “empieza una nueva partida". Según su director general en España, Fedor Artiles, la llegada del PT Cruiser 2.2 CRD y del 300C 3.0 V6 CRD no es más que el pistoletazo de salida para una carrera tecnológica que igualará las ofertas Diesel de Chrysler a las del resto del mercado.

Así, en los próximos meses, Chrysler ofrecerá versiones de gasóleo de todos sus modelos, una estrategia que, de aquí a 2008, debería provocar que las ventas de la marca americana se duplicasen en España. En este sentido, Artiles hace hincapié en señalar que estos motores Diesel no serán máquinas anticuadas, sino que serán los mismos motores que está utilizando ahora mismo Mercedes-Benz en sus coches.

Tras esta primera entrega de novedades Diesel, el grupo traerá a nuestro país un verdadero aluvión de coches. En noviembre llegará el revisado PT Cruiser Cabrio; en marzo, los 300C SRT 8 y Grand Cherokee Overland; en mayo, el Jeep Commander; en junio, el Dodge Caliber; en julio, el Grand Cherokee SRT 8 y, por último, en noviembre de 2006, dentro de un año, el Jeep Compass.

De esta forma, en 2007 Chrysler dispondrá de un total de 21 modelos diferentes (combinado carrocerías), de los que 17 serán Diesel. Y no sólo es rival por sus aristocráticas maneras en la carretera, sino también, y sobre todo, por un habitáculo magnífico, bien rematado y mejor equipado. Si la imagen exterior ya sorprende por su empaque y su prestancia, la apariencia interior apabulla. Es en el habitáculo donde se comprende del todo cuál es la propuesta de Chrysler, una berlina de gama alta, rozando el nivel de las berlinas de representación.

Y es que la firma americana no ha escatimado detalles: madera, cuero, cromados… Sólo algunos plásticos del salpicadero se quedan algo cortos en calidad. Lo que resulta irreprochable es el acabado, que da la medida de lo que es capaz de hacer esta marca cuando se habla de lujo y de buena factura. La habitabilidad, además, resulta ejemplar: con 4,99 metros de longitud y 3,04 metros de batalla, el 300C dispone de un habitáculo gigantesco. El espacio sobra por donde quiera que se mire, incluyendo en el maletero, donde hay un impresionante mínimo de 504 litros de capacidad. Si hablamos del Touring, las cifras se disparan: 630 litros de mínima y, con los asientos plegados, un gigantesco compartimento de 1.602 litros. Cabe de todo.Por cierto, que el Touring, a pesar de llevar la carrocería más grande, disfruta de una línea estética todavía más deportiva que la del sedán, llena de curvas y tensiones realmente atractivas. El peso del familiar es muy poco más que el del sedán (1.955 kg frente a 1.928), con lo que no hay interferencias en la dinámica.En Chrylser definen este interior con la expresión “lujo inteligente", que trata de resumir la combinación de refinamiento, tecnología punta y buen hacer que se da en el habitáculo.Esta combinación tiene en el equipamiento uno de sus puntales y demuestra el esfuerzo que ha hecho Chrysler para rellenar de equipamiento su coche sin que el precio base (algo más de 39.000 euros) se resienta.Así, la dotación serie de esta berlina se compone de programa electrónico de estabilidad (ESP), el control de tracción, cuatro frenos de disco con ABS y asistencia a las frenadas de emergencia, airbags de cortina delanteros y traseros, faros de xenón, lavafaros de alta presión, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, asistencia al aparcamiento, alarma antirrobo e inmovilizador sentry key las ya citadas llantas de 18 pulgadas para los neumáticos Pirelli 225/60 R18.
Con la apuesta decidida por los motores Diesel, Chrysler anuncia que “empieza una nueva partida". Según su director general en España, Fedor Artiles, la llegada del PT Cruiser 2.2 CRD y del 300C 3.0 V6 CRD no es más que el pistoletazo de salida para una carrera tecnológica que igualará las ofertas Diesel de Chrysler a las del resto del mercado.

Así, en los próximos meses, Chrysler ofrecerá versiones de gasóleo de todos sus modelos, una estrategia que, de aquí a 2008, debería provocar que las ventas de la marca americana se duplicasen en España. En este sentido, Artiles hace hincapié en señalar que estos motores Diesel no serán máquinas anticuadas, sino que serán los mismos motores que está utilizando ahora mismo Mercedes-Benz en sus coches.

Tras esta primera entrega de novedades Diesel, el grupo traerá a nuestro país un verdadero aluvión de coches. En noviembre llegará el revisado PT Cruiser Cabrio; en marzo, los 300C SRT 8 y Grand Cherokee Overland; en mayo, el Jeep Commander; en junio, el Dodge Caliber; en julio, el Grand Cherokee SRT 8 y, por último, en noviembre de 2006, dentro de un año, el Jeep Compass.

De esta forma, en 2007 Chrysler dispondrá de un total de 21 modelos diferentes (combinado carrocerías), de los que 17 serán Diesel. Y no sólo es rival por sus aristocráticas maneras en la carretera, sino también, y sobre todo, por un habitáculo magnífico, bien rematado y mejor equipado. Si la imagen exterior ya sorprende por su empaque y su prestancia, la apariencia interior apabulla. Es en el habitáculo donde se comprende del todo cuál es la propuesta de Chrysler, una berlina de gama alta, rozando el nivel de las berlinas de representación.

Y es que la firma americana no ha escatimado detalles: madera, cuero, cromados… Sólo algunos plásticos del salpicadero se quedan algo cortos en calidad. Lo que resulta irreprochable es el acabado, que da la medida de lo que es capaz de hacer esta marca cuando se habla de lujo y de buena factura. La habitabilidad, además, resulta ejemplar: con 4,99 metros de longitud y 3,04 metros de batalla, el 300C dispone de un habitáculo gigantesco. El espacio sobra por donde quiera que se mire, incluyendo en el maletero, donde hay un impresionante mínimo de 504 litros de capacidad. Si hablamos del Touring, las cifras se disparan: 630 litros de mínima y, con los asientos plegados, un gigantesco compartimento de 1.602 litros. Cabe de todo.Por cierto, que el Touring, a pesar de llevar la carrocería más grande, disfruta de una línea estética todavía más deportiva que la del sedán, llena de curvas y tensiones realmente atractivas. El peso del familiar es muy poco más que el del sedán (1.955 kg frente a 1.928), con lo que no hay interferencias en la dinámica.En Chrylser definen este interior con la expresión “lujo inteligente", que trata de resumir la combinación de refinamiento, tecnología punta y buen hacer que se da en el habitáculo.Esta combinación tiene en el equipamiento uno de sus puntales y demuestra el esfuerzo que ha hecho Chrysler para rellenar de equipamiento su coche sin que el precio base (algo más de 39.000 euros) se resienta.Así, la dotación serie de esta berlina se compone de programa electrónico de estabilidad (ESP), el control de tracción, cuatro frenos de disco con ABS y asistencia a las frenadas de emergencia, airbags de cortina delanteros y traseros, faros de xenón, lavafaros de alta presión, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, asistencia al aparcamiento, alarma antirrobo e inmovilizador sentry key las ya citadas llantas de 18 pulgadas para los neumáticos Pirelli 225/60 R18.
Con la apuesta decidida por los motores Diesel, Chrysler anuncia que “empieza una nueva partida". Según su director general en España, Fedor Artiles, la llegada del PT Cruiser 2.2 CRD y del 300C 3.0 V6 CRD no es más que el pistoletazo de salida para una carrera tecnológica que igualará las ofertas Diesel de Chrysler a las del resto del mercado.

Así, en los próximos meses, Chrysler ofrecerá versiones de gasóleo de todos sus modelos, una estrategia que, de aquí a 2008, debería provocar que las ventas de la marca americana se duplicasen en España. En este sentido, Artiles hace hincapié en señalar que estos motores Diesel no serán máquinas anticuadas, sino que serán los mismos motores que está utilizando ahora mismo Mercedes-Benz en sus coches.

Tras esta primera entrega de novedades Diesel, el grupo traerá a nuestro país un verdadero aluvión de coches. En noviembre llegará el revisado PT Cruiser Cabrio; en marzo, los 300C SRT 8 y Grand Cherokee Overland; en mayo, el Jeep Commander; en junio, el Dodge Caliber; en julio, el Grand Cherokee SRT 8 y, por último, en noviembre de 2006, dentro de un año, el Jeep Compass.

De esta forma, en 2007 Chrysler dispondrá de un total de 21 modelos diferentes (combinado carrocerías), de los que 17 serán Diesel.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.