China exhibe su tecnología antiterrorista y de control del orden público

Robots para la desactivación de explosivos, aviones con cámaras que pueden controlarse a 100 kilómetros de distancia, armas y carros de combate se muestran desde hoy en el Palacio de Exposiciones de Pekín, con el fin último de modernizar los departamentos policiales y militares del gigante asiático.

La feria, que se celebra cada dos años y en esta ocasión cumple su cuarta edición, es visitada desde hoy y hasta el próximo sábado por responsables locales y provinciales de la policía y el ejército chino, pues, según explicaron los organizadores, cada comisaría o cuartel es responsable de su propia mejora tecnológica.

En la exposición, más de 200 empresas muestran sus más avanzados equipos, y los asistentes pueden, por ejemplo, conocer las tácticas de localización y deflagración controlada de bombas, probarse trajes contra la radiación o conocer los aparatos electrónicos que se utilizan para buscar vidas humanas en los escombros de los terremotos.

Además de soldados y policías -muchos de ellos de paisano para no atraer las miradas-, visitan la exposición aficionados a las armas o curiosos, interesados en lo último en seguridad.

'La seguridad de un país es importante, así que hemos venido a conocer lo que hace China para su defensa', comentó a Efe una de las visitantes 'civiles', Nicky Zhang.

Algunas de las novedades exhibidas, de hecho, pueden ser útiles también fuera de la vida castrense o las comisarías:

Llama la atención en la muestra, por ejemplo, una llave de automóvil 'antiborracheras', que sólo puede abrirse soplando sobre ella (a menos de que el aliento del conductor muestre altos índices de alcohol, en cuyo caso no se abrirá).

En la exhibición, organizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, también participan 24 fabricantes extranjeros, procedentes de países como Rusia, Estados Unidos, Alemania o Canadá.

Aunque las órdenes de compra en la feria son alto secreto, por tratarse de equipos para el ejército y la policía de China, se sabe que la policía local de Pekín ha manifestado su interés en comprar en ella aviones no tripulados de control remoto, con el fin de ayudar en operaciones antiterroristas y el control del tráfico.

En la feria también se muestran algunos vehículos y artefactos de artillería ligera, como pequeños morteros que la policía puede utilizar para neutralizar objetos volantes sospechosos.