Chevrolet: poderío todo terreno

Chevrolet es una marca que crece poco a poco en Europa. En París muestra lo más atractivo de su gama, apostando sobre todo por los todo terreno. Dentro de este apartado, debuta un concept de formas muy atrevidas, el S3X.

Chevrolet: poderío todo terreno
Chevrolet: poderío todo terreno

El S3X, un SUV de dimensiones compactas y perfil muy deportivo, es un juego de diseño que aventura cómo serán los futuros productos de Chevrolet para el mercado europeo. La marca explica que, en 2006, cuando esté en producción, será el primer vehículo desarrollado por la firma americana para Europa y con motor Diesel.

Así pues, este pionero se adaptará a los gustos europeos proponiendo un tamaño menos “americano" y unas formas más alegres, más juveniles que las de sus hermanos mayores del mercado estadounidense.

El resto de los vehículos que lleva Chevrolet a París no es que sean grandes novedades, pues todos se habían visto ya, pero siempre merece la pena echar un vistazo a los Chevrolet, pues ayudan al público europeo a entender mejor la filosofía de la automoción norteamericana. El Trans Sport es un buen ejemplo, con sus 5,11 metros, sus puertas laterales deslizantes eléctricas y su interior de siete plazas, es mucho más que un monovolumen. Se mueve con un motor V6 de 3,4 litros y 188 CV que va unido a una caja automática de cuatro velocidades. Lleva la transmisión Versatrak, que proporciona tracción integral permanente, lo cual es muy interesante para, en combinación con un motor tan potente, moverse por terrenos complicados, como carreteras heladas, nieve o tierra.Más poderoso todavía es el Tahoe, un gigantesco todo terreno de lujo que, ahora, puede ser comprado combinando el techo eléctrico y el sistema de entretenimiento con DVD, dos opciones que antes eran incompatibles.
Además de estos gadgets, el Tahoe se mueve gracias a un impresionante motor V8 de 5,3 litros que libera 229 CV. Potencia de sobra para mover la transmisión de tracción total clásica, con caja reductora.

Por último, otro coloso, el Trailblazer, también en formato todo terreno, pero, en este caso, SUV, es decir, lo que aquí se denomina también “light", aunque éste no tiene nada de ligero. Con sus 4,89 metros, este gigante combina un motor de seis cilindros en línea y 4,2 litros con un una transmisión de tracción trasera con eje delantero conectable. Este sistema, denominado Autotrac, permite contar con un coche de tracción integral cuando sea necesario. Para ello, activado el sistema, una caja de transferencias con un embrague multidisco se encarga de desviar la potencia que sea precisa de las ruedas traseras a las delanteras.
Con los 229 CV del motor y con este mecanismo, costará que este gigante se quede atrapado. Aunque ya se ha hecho oficial, General Motors aprovechará el Salón de París para dar publicidad al último giro de su estrategia comercial, la implantación definitiva de la marca Chevrolet en Europa. Y lo hará, como ya habíamos adelantado, sobre la estructura de Daewoo. Es decir, desde enero, los coches de Daewoo se venderán con el escudo y la imagen de Chevrolet. Será el primer paso de una paulatina sustitución. Pronto, los modelos originarios “Chevy" habrán sustituido a los coreanos, aunque estos seguirán llegando con nuevos nombres y apellidos.

Por supuesto, la nueva estructura comercial asume todos los compromisos y garantías en vigor de la división Daewoo de General Motors.

Los mejores vídeos