Chávez vuelve a Venezuela y, con él, la política dura de la Opep

En apenas 48 horas, Venezuela, uno de los principales productores de crudo, ha tenido tres presidentes. Hugo Chávez vuelve a dirigir desde Caracas el destino del país y, con él, la política más dura de la Opep. Mientras que el golpe y el contragolpe de Estado triunfaban consecutivamente en el país sudamericano, los responsables del cártel aseguraban en Oviedo que el crudo está muy lejos de cotizar en euros.

Chávez vuelve a Venezuela y, con él, la política dura de la Opep
Chávez vuelve a Venezuela y, con él, la política dura de la Opep

Hugo Chávez entra y sale del Palacio de Miraflores, en Caracas, y, con él, las Bolsas del Mundo suben y bajan. El pasado viernes, Pedro Carmona (hasta entonces presidente de la patronal) asumía la presidencia del país, una noticia celebrada en el parqué de Nueva York con un descenso de un 6 por ciento del precio del crudo.

La euforia duró poco en el mercado neoyorquino. En menos de 48 horas, Chávez ha vuelto a recuperar el poder y, con su regreso, la incertidumbre vuelve a los mercados.

Venezuela recupera el título de República Bolivariana y la

Untitled Document

Opep reincorpora a uno de sus líderes más batalladores. Chávez ha encabezado la política dura del cártel desde su llegada al poder. Alí Rodríguez, hombre fuerte de Chávez y actual secretario general de la organización, ha defendido los recortes del cártel desde el año 2000, una política que ha conseguido duplicar la cotización del crudo.

El comandante Chávez también es uno de los máximos defensores del petróleo como arma política contra EE.UU. En enero de 2001, llegó a visitar a Sadam Husein en Bagdad y ha manifestado su apoyo al régimen iraquí frente al embargo de petróleo impuesto por la ONU. También ha desafiado abiertamente a George Bush con la exportación de petróleo a Cuba, país que recibe cerca de 53.000 barriles diarios de crudo venezolano.

Un Chávez fuerte significa una Opep fuerte, ya que el presidente venezolano ha conseguido que tanto socios como no socios del cártel respeten el embargo de la organización. Sin embargo, en Venezuela el ambiente dista de estar calmado.

El conflicto laboral que vive la estatal Petróleos de Venezuela y que ha desencadenado una huelga general está todavía abierto. Hace meses, Chávez nombró a dedo a sus dirigentes, unos cargos que ahora volverán a ser efectivos y que no han contado con el apoyo de los trabajadores.

En España, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, ha descartado "dificultades" en el mercado del petróleo tras los últimos acontecimientos en Venezuela, pero el Ecofin, que en la actualidad preside Rato y se encuentra reunido en Oviedo, mira con recelo la evolución del país sudamericano.

El crudo, lejos de cotizar en euros
Los ministros de Economía de la UE, el Ecofin, acaban de recibir en Oviedo un jarro de agua fría por parte de la Opep. El director del departamento de Análisis de Petróleo de la Organización, Jabad Yaryani, ha asegurado que es "demasiado pronto" para hacer que los precios del barril de crudo sean denominados en euros en vez de en dólares.

Además, según Yaryani, los mayores productores europeos de petróleo, Noruega y Reino Unido, ni siquiera están adscritos a la moneda única y el Brent del Mar del Norte cada vez es menos importante.

En torno al 40 por ciento de las importaciones de crudo de la Unión Europea proceden de países de la Opep y los expertos estiman que, en tres décadas, la dependencia externa de la UE en materia de aprovisionamiento energético crecerá del 50 por ciento actual al 70 por ciento. La noticia dada por Yaryani, por tanto, no es muy esperanzadora, ya que, según estiman en el Ecofin, la sustitución del dólar por el euro como moneda de referencia le permitiría reducir el riesgo en el tipo de cambio en la compra de crudo.

Eso sí, Rodrigo Rato asegura que la cotización del petróleo en euros no dependerá sólo de lo que pueda decidir la Opep, sino también de la actitud que adopten en el futuro otros productores que no están integrados en este grupo de exportadores; toda una alusión a Rusia, un país que dedica un cuarto de sus exportaciones a la UE.