Cepsa afianza su presencia en Irak

Cepsa ha anunciado la reciente firma de un contrato con la compañía de petróleos estatal iraquí State Oil Marketing Organization (Somo) para adquirir dos millones de barriles de crudo. Pero Cepsa no será la única, Repsol está preparando un acuerdo similar. De hecho, ambas compañías fueron las primeras en firmar un acuerdo con el país árabe después de la caída de Sadam Hussein.

La diferencia entre los acuerdos de junio y los que están a punto de firmarse (el de Cepsa ya se ha firmado y el de Repsol está pendiente) ahora es que los de comienzos de verano se adjudicaron después de una subasta y ahora las empresas españolas están negociando directamente con la autoridad iraquí.

El contrato de Cepsa supone “otro paso adelante en la estrategia de diversificar el origen del abstecimiento del petróleo", según esta compañía. Este acuerdo es la segunda mayor compra en el panorama petrolero iraquí desde el año pasado. Tras la firma, Cepsa cuenta con tres millones de barriles de crudo producidos en Irak. El crudo contratado es de tipo Basra Light -de bastante calidad, según los expertos- y su embarque, según una nota oficial difundida por Cepsa, se producirá desde el puerto de Mina Bakr.

Irak tiene unas reservas de petróleo, las segundas del mundo después de Arabia Saudí, de 112.650 millones de barriles, por lo que el potencial de este país es tremendo. Según algunos analistas, el suelo iraquí puede esconder más del doble de reservas que las calculadas en la actualidad.

A un día de la reunión ordinaria que la Opep celebrará en Viena, el precio del barril de crudo mantiene una tendencia a la baja. De hecho, la semana pasada se mantuvo a un precio medio de 25,48 dólares, mientras que la semana inmediatamente anterior había cotizado a 26,44 dólares.