Centros tecnológicos presentarán en febrero un prototipo de automóvil capaz de conectarse a peajes urbanos

iMAUT desarrolla un proyecto para incorporar al vehículo la tecnología necesaria para pagar servicios como recargas eléctricas

Cinco centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana integrados en iMAUT --Aimme, Aimplas, IBV, ITE e ITI-- trabajan en un proyecto para incorporar al automóvil las funcionalidades necesarias para conectarse a distintas infraestructuras y poder pagar, desde dentro del coche, servicios relacionados con la movilidad, tales como el acceso al casco urbano o las recargas de vehículos eléctricos. De hecho, prevén presentar 'un primer prototipo en febrero de 2013', que incorpore el soporte y las ideas generales de uso, para después 'mejorarlo y tenerlo acabado un año después', en febrero de 2014.

Así lo ha señalado a Europa Press el gerente de iMAUT, Carlos Moliner, quien subraya las 'múltiples oportunidades de negocio' que ofrece esa tecnología y sostiene que 'es un sector que se va a mover bastante en muy corto plazo basándose precisamente en esa tecnología de conectar el vehículo con la infraestructura'.

Para su proyecto 'Pay-Per-Use for a Sustainable Intelligent Mobility' ('PPU-SIM'), inicialmente trabajan con los dos escenarios que consideran 'más maduros' tras las conversaciones con empresas del sector, los peajes urbanos ya implantados en ciudades como Londres, Estocolmo o Milán para acceder al centro y la localización y pago en los puestos de recarga para vehículos eléctricos, pero Moliner recalca que 'esa base tecnológica tiene muchísimas oportunidades y es la misma que para otras muchas infraestructuras'.

A modo de ejemplo, alude al sistema puesto en marcha en San Francisco para, a través de una aplicación móvil, 'saber cuáles son las plazas libres' de la zonas de aparcamiento tarificadas --ORA-- y 'poder reservarlas e ir allí directamente, sin dar vueltas'.

Según explica, se trata de modernizar los sistemas manuales que se emplean en esas capitales europeas y desarrollar 'una comunicación mediante una integración directa, en la que el coche es reconocido por la infraestructura, que informa al conductor de todo lo necesario para efectuar el pago pertinente'.

Además de crear las aplicaciones y equipos necesarios para poder pagar desde el vehículo, desde el proyecto se va a estudiar cómo integrar esta función dentro del habitáculo del conductor, previsiblemente en el salpicadero o consolas centrales del automóvil.

El gerente de iMAUT precisa que no van a 'entrar en desarrollar el hardware', pero sí trabajarán 'en dónde ponerlo exactamente para que sea lo más seguro y ergonómico', apartado en el que 'es muy importante para la industria de la automoción que se integre dentro del automóvil con el mínimo peso posible'.

Una vez presentado el primer prototipo, pretenden 'involucrar dentro de lo posible a empresas de la automoción' en ese segundo año, en un momento en que 'ya no hay margen de maniobra para hacer productos que no vayan a mercado', admite Carlos Moliner.

AYUNTAMIENTOS DECIDIRÍAN CÓMO Y A QUIÉN FACTURAR

De cara al funcionamiento efectivo de esa tecnología en mecanismos de pago, apunta que 'habría que hablar con los ayuntamientos' dado que las empresas que actualmente se dedican a sistemas inteligentes de tráfico 'funcionan mediante acuerdos con la administración', que es 'quien decide el modelo de negocio, cómo y a quién facturar'.

Así, una vez desarrollado el proyecto, lo presentarán a las empresas encargadas de 'llevarlo al mercado', pero también a las 'ayuntamientos, que son un punto clave de la implantación'.

iMAUT fue creado en enero como alianza estratégica entre los centros de innovación de la Comunitat Valenciana que trabajan en el ámbito de la automoción, la movilidad y los medios de transporte. En estos sectores, desarrolla un plan estratégico centrado en el apoyo a la industria regional mediante la implementación de una hoja de ruta tecnológica que acompañe las evoluciones del sector.

El proyecto 'Pay-Per-Use SIM' está cofinanciado con un importe de 400.916 euros por el Impiva dentro del programa de Unidades Estratégicas de Cooperación, y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), dentro del Programa Operativo Feder de la Comunitat Valenciana 2007-2013.