CC.OO aboga por convertir a Castilla y León en 'referente' de la automoción eléctrica e híbrida en España

Demanda del Ministerio de Industria un Plan Integral dirigido a reactivar el sector del automóvil

La Federación de Industria de Comisiones Obreras en Castilla y León ha recordado la importancia del sector de la automoción para la Comunidad, con un peso del 12 por ciento en el conjunto nacional, y por ello ha abogado por convertirla en 'referente' tanto en la fabricación de vehículos eléctricos cien por cien como de híbridos.

La propuesta aparece recogida en el estudio que bajo el título 'Avanzando hacia la nueva realidad del sector de la automoción' ha elaborado CC.OO. y que, entre sus conclusiones, plantea no sólo aprovechar la ventaja que supone la fabricación del vehículo eléctrico Twizy en Valladolid sino 'pelear' con Renault para que el Megane tenga sustituto en la factoría de Palencia y que éste, además, sea fabricado también en sus variedades eléctrica e híbrida, al igual que el futuro X87 proyectado en la planta vallisoletana.

La misma estrategia es la planteada para las dos plantas de Nissan e Iveco en Ávila y Valladolid, respectivamente, donde se busca las variedades eléctrica e híbrida para futuros modelos asignados, 'lo que podría ser aprovechado para crear en Castilla y León un tejido en torno a este tipo de vehículos limpios', complementado con un buen parque de proveedores de componentes y empresas auxiliares, ha explicado, en declaraciones recogidas por Europa Press, el secretario regional de la Federación de Industria de CC.OO, Gonzalo Díez.

PROBLEMAS TÉCNICOS Y ESCASA FORMACIÓN

Éste, sin embargo, ha reconocido que el vehículo eléctrico no es aún un producto que interese mucho al mercado y por ello considera que para hacerlo atractivo es preciso antes resolver una serie de problemas técnicos, entre ellos el diseño de unas baterías que permitan una recarga más rápida y una mucha mayor autonomía y, además, potenciar los puntos de recarga, 'que han experimentado un cierto retroceso en la planificación urbanística a causa de la crisis, y unificar el sistema para todos los vehículos.

De esta forma el vehículo eléctrico podría ser más atractivo no sólo para el particular sino también para las empresas y flotas urbanas, tanto en lo relativo a servicios postales como otros servicios municipales.

Otras de las 'lagunas' a cubrir serían la escasa formación de los trabajadores del sector y la sustitución de los actuales desguaces y cacharreros por plantas donde se logre el reciclaje y la reutilización al cien por cien de los componentes de este tipo de vehículos.

También demanda el sindicato una reducción de los costes de logística, que ascienden al 12 por ciento, mediante la utilización de los puertos del norte y corredores ferroviarios que abarate la comercialización en países de Europa de los vehículos que se fabrican en Castilla y León.

Y es que el sector del automóvil eléctrico e híbrido constituyen, según CC.OO, toda una 'oportunidad' para Castilla y León en un contexto en el que la automoción en España ha experimentado un serio retroceso, como demostraría el hecho de que en 2012 la cifra de unidades fabricadas en el mercado nacional no superará los dos millones, frente a los tres millones contabilizados en 2011, y ello debido a los descensos del 18 y 25 por ciento en la fabricación de turismos y vehículos industriales, respectivamente.

PLAN INTEGRAL DE LA AUTOMOCIÓN

Para revitalizar el sector, CC.OO se ha mostrado partidaria de un Plan Integral de la Automoción que debería ser impulsado por el Ministerio de Industria o, en su defecto, impulsar la propia Junta de Castilla y León, que debería sentar a la patronal (Anfac), los sindicatos y el departamento que dirige José Manuel Soria.

Entre las propuestas sindicales para lograr dicha reactivación del sector, el sindicato incluye la recuperación del Plan Renove, 'pues por cada euro destinado a tal fin el Ministerio de Industria recauda tres y, además, no sólo permite a los fabricantes producir más sino también renovar el parque automovilístico español, uno de los más antiguos de Europa'; medidas relacionadas con la fiscalidad, eliminando el impuesto de matriculación; incentivos para los coches limpios, la reforma del IVA o la concesión de créditos para la adquisición, sobre todo, de vehículos comerciales e industriales, ya que el 99 por ciento de las compras dependen directamente de los mismos.