Cataluña: "alto riesgo" para los camiones

Problemas de visibilidad, trazados con excesivas pendientes y la abundancia de tráfico convierten a las carreteras catalanas en unas vías peligrosas para los vehículos pesados. Según el Servei Català del Trànsit, en Cataluña existen 60 kilómetros donde los camiones y los autocares corren un "alto riesgo".

Cataluña: "alto riesgo" para los camiones
Cataluña: "alto riesgo" para los camiones

Desde 1994 hasta el pasado año, se han producido en Cataluña 1.184 accidentes en los que estaba implicado un vehículo pesado, ya sea camión o autocar. Estos datos preocupan al Servei Català del Trànsit (el Servicio Catalán del Tráfico), porque en muchos de estos siniestros la culpabilidad no recae en los conductores, sino en las carreteras.

Según los datos de este organismo, sólo en Cataluña se concentran 59,4 kilómetros considerados de alta peligrosidad para el tráfico de estos vehículos y 267,8 kilómetros catalogados de potencialmente peligrosos.

Aunque estos tramos sólo suponen un 3,5 por ciento del total de los 12.014 kilómetros de carreteras catalanas, concentran una alta tasa de siniestralidad. En ellos han muerto 265 personas en accidentes donde se ha visto implicado un vehículo pesado desde el año 1993 hasta 1999. Es decir, durante seis años en estas vías han fallecido el 23 por ciento de las 1.151 víctimas que han perdido la vida en toda España en este tipo de siniestros.

La N-II, la vía de los "puntos negros"
La mayoría de estos "puntos negros", cerca de 87 kilómetros, se concentran en la N-II, una vía que atraviesa toda Cataluña y se encuentra entre las más temidas por los camioneros y los conductores de autocar. En concreto, un tramo de escasos 400 metros, situado entre el kilómetro 736,8 y el 737,2 de esta carretera, en el término municipal de Vilademuls (Girona), ha conseguido la máxima puntuación en el ránking de peligrosidad elaborado por el Servei: 15,447 puntos (la media para el conjunto de carreteras potencialmente peligrosas analizadas es de 1,26 puntos).