Cámaras láser controlan la velocidad en Barcelona

La nueva Ley de Tráfico se caracteriza por un endurecimiento de las sanciones por exceso de velocidad. Eso sí, en esta lucha contra quienes abusan del acelerador, no está sola: el Servei Català de Trànsit (STC) acaba de instalar en Barcelona una estación de control de velocidad, capaz de pillar "in fraganti" a aquellos que sobrepasen los límites establecidos. En un solo día de funcionamiento, ya han captado a más de 1.693 infractores.

Desde el Servei Català de Trànsit se reitera que la función de estos dispositivos "no es recaudar, sino concienciar a los conductores de los peligros de la velocidad", pero estas cámaras se muestran muy eficaces a la hora de "cazar" a aquellos que sobrepasen los límites establecidos.

Ayer se estrenó la primera estación de control de velocidad en la autovía de Castelldefels, una de las principales vías de comunicación de Barcelona, y, en un solo día de funcionamiento, ha detectado 1.693 infracciones.

El dispositivo incorpora una cámara láser, que se activa cuando un vehículo circula a una determinada velocidad, en este caso, a 120 km/h. Así, cuando un coche excede los límites, la cámara toma tres fotos con encuadres diferentes y almacena las imágenes en un disco.

Con la recién estrenada Ley de Tráfico, ya no es necesario comunicar inmediatamente la sanción al conductor, por lo que éste podría recibir en los próximos meses la multa oportuna acompañada de las fotografías a todo color que prueban su infracción, ya que muestran la velocidad a la que circulaba, la vía y la hora.

De momento, el Servei va a dar un mes para que los conductores cambien de hábitos. Durante ese tiempo, mandará cartas firmadas por el mismo director del SCT, Joan Delort, donde se comunicará la falta y se recordará que una de las principales causas de siniestralidad es el exceso de velocidad. Si quieres ver cómo son esas misivas, pincha aquí </font color="#0000CC">.

En total, se instalarán cinco unidades en los próximos meses, que controlarán las vías de acceso a la Ciudad Condal, los tramos, como apunta el SCT, donde la gente "corre más". Cada unidad cuesta 60.000 euros (10 millones de pesetas) y, a partir de verano, estará conectada a las oficinas del Servei mediante fibra óptica, lo que permitirá recibir las imágenes de forma instantánea.

Ya han demostrado su eficacia
Estos dispositivos funcionan desde hace años en Suiza y Reino Unido, países donde se ha comprobado también su poder disuasorio: han llegado a colocar cajas vacías sin cámaras para que los conductores crean que pueden ser fotografiados en cualquier momento.

En Barcelona, en un solo día, ya han demostrado su eficacia. La autovía de Castelldefels, una de las vías de entrada a Barcelona, sufre una alta siniestralidad: en los últimos siete años, han fallecido 61 personas en accidentes vinculados a los excesos de velocidad.

Las cámaras ubicadas en dicha carretera han fotografiado a 1.693 conductores que excedían la velocidad permitida en tan sólo 24 horas, es decir, un 7,9 por ciento de los conductores que transitaban en esta vía cometían lo que la nueva Ley de Tráfico denomina una "falta grave". Con la nueva normativa, a partir de tres faltas de este tipo se retirará el permiso de conducir. Si quieres saber más sobre este documento, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje.

Los mejores vídeos